El director iraní Asghar Farhadi, de los seis realizadores en tener dos o más películas que ganaron el Óscar como Mejor Película Extranjera (responsable de Una separación y El cliente), suele especializarse en dramas en los que los personajes pasan por crisis que los ponen a prueba; y a veces, destruyen sus relaciones. Este es el caso de su cinta más reciente: Todos lo saben, en la que una pareja: Laura y Alejandro (Penélope Cruz, y el argentino Ricardo Darín), se desbalancea cuando su hija desaparece y ella acude a su ex amor: Paco (Javier Bardem).

Sobre esta película que inauguró el Festival de Cannes y que se presentó en el Toronto International Film Festival (TIFF), el cineasta compartió:¿Cómo surgió este proyecto?

Hace 15 años viajé al sur de España. Durante ese viaje, a un pueblo, vi diversas fotografías de un niño fijadas a la pared. Cuando pregunté quién era, me dijeron que un niño desaparecido y cuya familia lo estaba buscando. En ese momento me entró la primera chispa de curiosidad y se quedó en mi mente por algunos años.

Escribí un cuento corto y lo desarrolle hace cuatro años, cuando terminé de filmar El pasado. Fue entonces que comenzó este proyecto.

Hubo dos cosas que me atrajeron: la atmósfera y la cultura del país, y el evento del que surgió la idea. Estos dos elementos aseguraron que por años estuviera pensando nada más en España.

 ¿Por qué decidiste situar esta historia en un pueblo pequeño y no en Madrid?

Esta historia tenía que transcurrir en un pueblo, ya que trataba de relaciones entre habitantes de una pequeña localidad. Sus interacciones no son las mismas que las de la gente que vive en la ciudad.

También, por mucho tiempo había querido filmar en un pequeño pueblo, en el corazón de la naturaleza. Buscaba historias que sucedieron lejos del ruido de la ciudad. En un pueblo, como la población es limitada, todos se conocen; y esa es la base de esta historia. En una ciudad las personas no tendrían este tipo de relaciones. Sería otra película.

Uno de los placeres de esta película fue grabar entre esas fincas; ese mundo en el que todos se juntan en la plaza central por las tardes.

El otro punto que quería subrayar es que estos personajes, aún en una situación complicada, son gente simple. Así que poner a los protagonistas en un pueblo, reforzaba esa simplicidad.¿Cómo lograste darle un toque ‘español’ al guion?

Cuando terminé el guion en mi propio idioma, se lo di a unos amigos que vivían en España. Amigos que no trabajaban en la industria cinematográfica, pero que sí eran adeptos al cine; además de a otros que sí eran actores, directores, etc. Junté todas esas opiniones.

Lo primero que les preguntaba era que si sentían que la historia la contaba alguien que no era español. Mientras más nos acercábamos a la versión final, más sintieron que la historia se sentía española.

Más tarde, cuando filmamos, todos los actores y el equipo me ayudaron a reflejar ese estilo de vida español, y específicamente, de un pueblo español.

Ya habías filmado El pasado en Francia, y en francés. ¿Es más difícil trabajar con un equipo extranjero y en otro idioma?

Cuando trabajo en mi propio país e idioma hay cosas que son más simples; pero también algunas que son más complicadas. Es difícil explicarlo.

Al hablar el mismo idioma es más fácil comunicarse, en particular con los actores. Cuando la historia tiene lugar en tu propia cultura, te puedes orientar más fácil.

Cuando no conoces muy bien el idioma o la cultura, te vuelves más consciente de que eso no afecte la calidad de la película. Por ejemplo, cuando necesito pedirle algo a un actor en Irán, hablamos por horas y le doy muchas explicaciones. En un idioma extranjero, como tengo que pedirlo a través de un intérprete, intento ser lo más claro y preciso posible para que el actor lo entienda más rápido. Así que hay ambas: simplicidad y complejidad.

De ambas formas es una experiencia placentera; es como entrar a un juego que requiere más energía y esfuerzo, y eso es algo que disfruto. Hago la mayoría de mis películas en mi propio país, pero salir de ahí me ofrece experiencias y retos nuevos y me permite descubrir nuevas culturas.¿Cómo elegiste a tus actores?

Lo primero es buscar una historia para construir la narrativa; y luego, y sólo en ese momento, los personajes pueden emerger. Después, trato de darles forma y desarrollar ciertos aspectos de su carácter. A partir de ahí elijo a mis actores.

Cuando te estás preparando para filmar algo que tú mismo has escrito, ya tienes una imagen en mente. Así que buscas actores que sean los más cercano a esa imagen.

Cuando llegué a España, vi muchas películas españolas; enteras o solo en extractos. Elegí varios actores para cada rol; terminando con la selección que vemos en la película. Me parece que uno de los grandes atractivos del cine español proviene de sus actores; tienen mucho talento.

¿Pensabas en estos actores cuando escribiste a los personajes?

Los dos personajes principales fueron escritos para Penélope y Javier. Estuvimos hablando sobre el guión durante cuatro años. Ya habíamos acordado que ellos harían esos papeles. Los demás fueron elegidos una vez que el guión estuvo terminado.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

5 + 11 =