LA práctica de tomar una historia real y presentarla como una fórmula en la pantalla grande no es algo nuevo; no obstante, conocer una historia verdadera de una hazaña imposible es muy llamativo, satisfactorio y precisamente lo que hace Tropa de Héroes (12 Strong).

La cinta dirigida por Nicolai Fuglsig se enfoca en el primer equipo de Fuerzas Especiales, el ODA595, que fue enviado a pelear contra las fuerzas del Talibán en Afganistán después de lo que sucedió el 11 de septiembre del 2001 (el atentado de las Torres Gemelas). La misión es recuperar la ciudad de Mazar-i Sharif de los Talibanes.Este equipo de 12 hombres, encabezado por el Capitán Mitch Nelson (Chris Hemsworth) tiene tres semanas para atravesar las montañas y bombardear todas las operaciones talibanes que se encuentran en el camino hasta llegar a esta ciudad. Con ayuda de un Abdul Rashid Dostum (Navid Negahban), un líder de la Alianza Norteña de Afganistán, estos hombres viajarán a caballo -imagen que la cinta busca hacer icónica- para llevar a cabo esta misión prácticamente imposible (desde el principio se establece que el enemigo los supera numéricamente y en territorio) y poder volver a casa para contárselo a sus esposas e hijos.

Con esta misión imposible y, a través de una estructura episódica de mostrar evento tras evento, el público verá los avances; el posible triunfo, o fracaso, de esta encomienda.En su ópera prima, Fuglsig ejecuta la fórmula de manera que no sorprende. De los 12 hombres del equipo de Fuerzas Especiales, ninguno está particularmente desarrollado, ya que con todo lo que tiene que suceder, no hay tiempo suficiente para que los personajes tengan una personalidad compleja y distintiva.

Michael Shannon (a quien vimos como el villano de La forma del agua), interpreta a Hal Spencer, el asistente y mejor amigo del capitán (que es mayor que Nelson y eso nos dice que Nelson se basa en la experiencia de su amigo para tomar ciertas decisiones). Michael Peña es el Sargento Diller, a quien mandan a una misión peligrosa para el clímax de la película, y Trevante Rhodes (de Luz de Luna) interpreta a Milo, un miembro del equipo que tiene una subtrama en la que es protegido por un niño local con el que se termina encariñando.Los demás miembros del equipo de Nelson no resaltan de manera particular y el mayor conflicto en la película (fuera del Talibán) es el que Nelson tiene con Dostum; dos hombres con ideologías muy diferentes en cuanto a la guerra y a su relación con la muerte -lo que se vuelve el arco dramático de Nelson-.

Hemsworth es limitado como actor, pero encaja bien interpretando a un héroe de una película de acción, aunque sea irónico ver a un australiano encarnando una nueva figura de masculinidad americana.

Como aspecto a destacar, la atmósfera de la película es impecable, creando una visión de los desiertos de Afganistán saturada en amarillos oscuros que crea el sentimiento de que se trata de un lugar peligroso. La acción funciona (creando momentos tensos), aunque también resulta difícil creer que ciertos personajes sobrevivan algunos episodios.

Hay que destacar que Tropa de Héroes es una cinta muy patriótica, lo que podría ser incómodo para aquellos con poca tolerancia al patriotismo gringo (hay una escena en la que las esposas de todos los soldados oyen como leen una carta de uno de sus maridos en la televisión). No obstante, funciona bien como inspiración y como recordatorio de que las guerras, a veces, tienen héroes cuyas historias merecen ser contadas.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí