Hace más de una década Mauricio Valle se sentía atraído por la premisa de 50 First Dates, película protagonizada por Adam Sandler y Drew Barrymore; sin embargo, no le gustaba que la historia de una joven que olvida todo cada día se contara desde la perspectiva de quien intenta enamorarla, y no de ella. Por eso, cuando Sony Pictures le ofreció hacer este remake, el cineasta eligió contar Como si Fuera la Primera Vez de modo diferente.

Platicamos con el también director de Dariela los martesy Sobre Ella de la película protagonizada por Ximena Romo, Vadhir Derbez, Alejandro Camacho y Paco Rueda que llega a la cartelera este fin de semana.

Mauricio, ¿cuál era tu relación con la película original? ¿Qué recuerdas de ella?
Yo hice el junket de 50 first datesen Honolulu, Hawái en 2004. La película me gustó mucho cuando la vi, pero nunca compartí del todo la visión del proyecto. Sentía que la película empezaba la noche que ella repite todos los días con su familia, y que todo el gigoló de Sandler salía sobrando porque se le quitaba cuando veía a Luci.

Tenía la sensación de que habían cambiado el guion en beneficio de Sandler y el humor del slapstick (comedia física), vomitadas y torpezas del delfinario no era algo que estuviera en beneficio de la historia.

La historia para mí eran ellos dos y su familia. La volví a ver a lo largo de los años, y siempre me sobró lo mismo. 

¿Cómo llegaste a dirigir este remake?
Sony me invita a trabajar en un proyecto para ellos, algo que pudiera escribir, dirigir y producir. Me mandaron una lista de 20 propiedades y yo podía seleccionar una y comenzar a adaptarla. En esa lista estaba 50 first dates, y cuando la vi supe que era una cita con el destino. Me gustaba y sabía lo que no me gustaba de ella; posiblemente eso era lo más importante: saber que haría diferente y que podía yo aportarle al proyecto.

En ese sentido, ¿qué decidiste conservar igual y qué querías cambiar?
La estructura evidentemente es muy importante, la maquinaria funcionaba a la perfección y quería mantenerla; más no el punto de vista. Para mí todo estaba en modificarlo.

50 first dates está contada a través de Henry y eso no me interesaba. Yo quería contar todo a través de Luci. Las mejores películas con este tipo de estructura están contadas a través del punto de vista del atrapado en el tiempo: Groundhog Day, Memento, etc.

Lo más importante también era que en estos 13 años había cambiado todo: la tecnología, las redes sociales, etc.; eso era lo más divertido, ¿cómo esconderle a alguien su presente con toda la tecnología a nuestro alrededor?

¿Por qué elegiste a un elenco más joven y cómo elegiste a Vadhir y a Ximena?
Cuando comencé a trabajar en la adaptación, y regresé a la película original me di cuenta que ella tenía 30 y el 40; son solo 13 años pero me parece que hoy nadie se la creería. Es una historia muy inocente y pensé que era más interesante hacer una película para jóvenes.

Todo mundo tratando de conquistar otro mercado, y yo quería hablarles a los jóvenes; pensaba que la historia solo la podrías creer si los personajes estaban en sus veintes. 

¿Cómo fue la filmación en República Dominicana?
Fue una experiencia muy interesante. Yo no soy bueno con el calor, y mi primer día en el set tuvieron que construirme un búnker con ventiladores y ponerme toallas con hielo en la cabeza porque ya no podía ni ver. Me fui acostumbrando al calor y lo demás es lo mismo en cualquier país.

Lo que hizo más fácil todo es que los dominicanos son una cultura sumamente cálida y familiar; no hubo un día en que no nos hicieran sentir en casa.

¿Nos podrías compartir una anécdota de la filmación?
Vadhir hizo todo lo que ven en la película: aprendió a manejar lanchas, yates y el barco; también se metió a nadar con todos los animales.

Pero el reto más grande fue pasar horas dentro del barco pesquero viejo. Seguridad acuática tenía una regla: no se sube a los barcos con zapatos. Nunca en mi vida había olido algo así; era denso.

Cuando filmamos la secuencia más larga, en la que el barco da la vuelta en ‘U’, nunca había visto a tanta gente vomitar; y no solo era el olor, era muy inestable, se sacudía de un lado al otro. Vadhir cantaba y manejaba mientras el crewvomitaba por donde podía. 

El personaje de Vadhir realmente hace un esfuerzo para conquistar a Luci todos los días. ¿Qué podemos llevarnos de este ejemplo de amor dedicado y persistente?
Creo que lo que hace a la película relevante es su discurso. No hay que dar por hecho nada; tenemos que recordarle a la gente que la amamos todos los días y decirles qué tan importantes son para nosotros. Nunca sabes cuándo es la última vez que los vas a ver, o cuándo te van a olvidar.

Lo otro es la metáfora del video que Diego le hace a Luci para recordarle la parte de su pasado que no recuerda, y es que no podemos avanzar en la vida sin integrar nuestro pasado. Sé que parece una obviedad, pero siempre hay cosas que no queremos ver o resolver que nos están deteniendo; y cuando las aceptamos, todo cambia.

¿Por qué te gustaría que las personas que ya vieron esta película le dieran una oportunidad a esta nueva propuesta?
Creo que está versión se acerca más a nuestra cultura, a nuestro sentido del humor, a nuestra forma de amar y relacionarnos. Últimamente hay pocas comedias románticas con un discurso diferente, y esta película es especial: nos hace recordar lo importante que es la familia, y que si actuamos con convicción y determinación, todo puede pasar. Nos invita a aceptarnos como somos. Nos invita a querernos más y disfrutar lo que tenemos.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

16 + doce =