En las mejores secuelas, hay nuevo arco dramático para el protagonista que nace orgánicamente del arco de la película original. Este es el caso de Wifi Ralph, continuación de Ralph, el Demoledor (Wreck-It-Ralph).En la primera parte, los personajes habitaban en los juegos arcade y Ralph era un “villano” a quien nadie apreciaba y por ende que no se apreciaba a sí mismo; hasta que una aventura lo llevó a conocer a Vanellope, una niña que corría autos. Gracias a su amistad con ella, Ralph aprendió a valorarse.

En Wifi Ralph (Ralph Breaks the Internet), han pasado seis años desde los eventos de la antecesora y Ralph y Vanellope siguen siendo mejores amigos. Pero la pequeña empieza a añorar algo más allá de la vida que tienen y Ralph -quien se ha vuelto exageradamente dependiente de su amistad- hará lo que sea para que ella se quede. Esta relación es lo que le otorga el soporte a esta película que explora un mundo inmenso: Internet; su amistad es esencial para ‘aterrizar’ la historia y darle significado.En su búsqueda de ‘más’, Ralph y Vanellope visitan el mundo de “Internet” (que acaba de ser instalado en el arcade del Sr. Litwak) para encontrar una pieza para arreglar el juego de Vanellope. Ahí vivirán todo tipo de aventuras que representan cómo vivimos hoy en día.

Internet es presentado como una ciudad futurística en la que cada edificio representa un sitio web y cada persona (representada con un avatar miniatura con cabeza cuadrada) es transportada al sitio web de su preferencia a través de un vehículo flotante (parece estar inspirado en el mundo de los Súpersónicos, pero más moderno). Nos encontramos con eBay, Twitter, Buzztube (que es otra versión de Youtube), Amazon, e incluso Oh My Disney, que resulta ser la excusa ideal para incluir cameos de todas las propiedades de Disney que se puedan meter sin sentir que están exagerando (incluyendo personajes de Marvel y LucasFilms que ahora pertenecen a Disney).Destaca una escena en la que Vanellope se encuentra con las Princesas Disney en su camerino; una de muchas oportunidades que encuentra el estudio para ser autorreferencial y autocrítico. Esta clase de humor ya no es ajeno para Disney dado que ha estado presente en sus cintas más recientes (incluyendo Moana y Zootopia), pero aquí nunca se siente fuera de lugar, e incluso, se encuentran maneras ingeniosas de atarlo al viaje emocional de nuestros protagonistas. Esto se logra porque Disney ha formado parte de la infancia de la mayoría de los niños; porque sigue formando parte de nuestra vida…

Para la actriz y cantante Karol Sevilla, quien le otorga la voz en español a la reportera Dani Fernández (e interpreta además el tema de la película), esa cinta tiene un mensaje importante.“Cada persona se identifica con alguna película; ya que cada una tiene un mensaje tan increíble, tan verdadero, tan realista y también hace que pensemos en muchas cosas, a luchar por nuestros sueños y ser constante.”

Y es que Wifi Ralph continúa con la tradición de presentar personajes que desean algo y que persiguen sus sueños, pero con los pies firmes en el “aquí y ahora”. Con esta segunda parte Disney demuestra que se puede continuar una buena historia, y a la par, lograr que revisitar a entrañables personajes signifique algo. Y si una película conjuga todos estos elementos, es una secuela exitosa.

 

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

5 × 1 =