Roberto Baruqui, Yohana Yáñez y Ximena González forman parte del cuerpo de baile de la Compañía Nacional de Danza desde hace uno, tres y cinco años respectivamente. Para ellos, la danza encabeza su lista de prioridades y este pasado mes de marzo decidieron audicionar para competir en el Concurso Internacional de Ballet y Coreografía que se llevará a cabo este verano en la ciudad de Beijing.

Los tres sabían que, en caso de no ser seleccionados, habrían ganado aprendizaje y entrenamiento físico, es decir, una importante mejoría como bailarines. Cuando supieron que habían sido admitidos, iniciaron el proceso de preparación para la competencia y su rutina diaria cambió drásticamente.

Ximena, de 24 años, tuvo que dar de baja temporal la carrera que estudia en la UNAM a la par de su trabajo en la compañía para tener mayor tiempo y energía para ensayar y Yohana aumentó sus sesiones de gyrotonic, su entrenamiento físico complementario, a tres o cuatro veces por semana. Los tres añadieron a su día laboral cuatro o cinco horas extras de trabajo físico, ensayos y citas con nutriólogos. Se concentraron en prepararse para China lo mejor posible.

Hoy, a pocos días de tomar el avión a Beijing, están emocionados y nerviosos pero confiados en todo el trabajo que han hecho cobijados por el equipo de ensayadores que los ha preparado para esta competencia: Jaqueline López, reggiseurde la CND y que viajará con ellos, Natasha Lagunas, Cuauhtémoc Nájera, Julio Bocca, Jaime Vargas y Sebastián Vinet, entre otros, fueron quienes trabajaron a su lado para mejorar su nivel técnico y artístico.

Foto Natalia Martín

Ximena y Roberto participarán como pareja con el pas de deux Harlequinade, coreografía de Marius Petipa, en la primera ronda, con el dueto de Diana y Acteón, de Agripina Vaganova, en la segunda y con Amorfo, un dueto contemporáneo del coreógrafo mexicano Far Alonso.

Para Roberto, un gran aprendizaje de esta etapa de preparación ha sido desarrollar mayor empatía y comprensión hacia Ximena, con quien nunca antes había bailado “trabajar en equipo te obliga a volverte mucho más receptivo hacia los sentimientos del otro”, señala. En el transcurso de este tiempo su amistad se ha vuelto más sólida y Ximena ha encontrado en Roberto un buen amigo y compañero “él ha sido un gran apoyo para mí”, dice. Reconoce también que al principio ninguno confiaba plenamente en el otro y que la comunicación fue difícil “al inicio nos peleamos algunas veces pero algo positivo que descubrimos fue que como yo soy paciente y él tiene una personalidad más impulsiva nos equilibramos, él me ayuda, me da energía y eso nos estabiliza como pareja”.

Foto: Isabel García

Es enternecedor como ambos reconocen lo que han aprendido del otro. Roberto admira de Ximena el trabajo y la disposición y acepta que sin esas cualidades hubiera sido imposible alcanzar los resultados que obtuvieron. Al mismo tiempo, la empuja a que tenga una mayor confianza en ella misma: “Sé que es una gran bailarina y que puede llegar a donde ella se proponga”.

El proceso para escoger las piezas que presentarán no fue sencillo; de todas las opciones que tenían para concursar, Ximena prefería el pas de deuxde El Corsarioy Roberto el de Diana y Acteón. Llevar ambos era un poco redundante, ya que los dos son virtuosos técnicamente y Harlequinadeapareció como una buena opción para el segundo dueto, ya que en este tipo de concursos es preferible presentarse con obras que puedan mostrar la versatilidad de los bailarines. El contraste entre Diana y Acteóny Harlequinadecumple con esto, ya que la segunda es una obra mucho más interpretativa.

Al respecto de cómo se sienten interpretando a estos personajes, Ximena comenta que Harlequinadeno la convencía al principio porque sentía que no era un papel para ella: “Nunca fue un dueto que me gustara tanto; es un personaje muy lindo, incluso cursi. No es que yo no pueda ser así pero sentía que no me favorecía tanto; es gracioso que ahora nos digan que es el pas de deuxque mejor nos queda”. En cambio, con Diana y Acteón tiene una mejor experiencia pues, hace un tiempo, bailó la variación de Diana en el Festival de Córdoba y fue premiada con una beca para el Orlando Ballet, por lo cual le tiene mucho cariño a este personaje que es “fuerte, empoderado y representa un gran reto”.

Aunque hace algunos años Ximena participó en el Concurso Nacional de Ballet Infantil y Juvenil aquí en México, siente una emoción y presión mayores al ser parte de un concurso internacional en un país con una cultura tan distinta: “Estoy emocionada por llegar, mi papá y mis hermanos comparten mi alegría y gran emoción por la magnitud de este viaje”. Cuando le pregunté si llevaba con ella algún amuleto, me dijo: “Cuando tengo días de función llevo siempre algo que me haga sentir que mi mamá está presente, alguna prenda o un accesorio que pertenecía a ella”.  Para Ximena este viaje está lleno de emociones.

Por su parte, Roberto expresó: “Lo que más me emociona de ir a este concurso es poder ver a otros bailarines, comparar mi trabajo, salir de la burbuja de estar siempre en la misma compañía y demostrarme a mí mismo que he llegado a estar a la altura de otro país”.

Foto Isabel García

Yohana, de 24 años y nacida en Venezuela, también ha pasado por distintas etapas a lo largo de este proceso. “La aventura está a punto de hacerse realidad. Para mí, la experiencia comenzó desde que decidí hacer la audición. Después de trabajar un mes para eso, grabé el video, lo envié, cerré el capítulo, volví a mi rutina y no estuve muy pendiente de los resultados, ya había ganado mucho entrenamiento físico”.

Un día, una de sus compañeras le dio la noticia de que había aparecido en las listas de concursantes aceptados. Agradecida y con gran sencillez, Yohana menciona que haber aceptado este resultado únicamente como un regalo para ella sería egoísta y reconoce todo el trabajo que hay detrás: el apoyo de la CND, de sus maestros ensayadores, los esfuerzos económicos que implicaron la inscripción, los vuelos, etc. “No se ha tratado solamente de ensayar y bailar”.

De la mano de Jacqueline López, su principal ensayadora, escogió el repertorio y diseñó la estrategia de trabajo. Yohana competirá en la categoría Solista femenina de ballet senior. En esta categoría hay dos rondas y Yohana debe presentar dos variaciones clásicas en cada una, así como una variación contemporánea. Bailará las variaciones de Medoradel ballet El Corsario y Giselle, del primer acto del ballet del mismo nombre. De pasar a la segunda ronda, interpretará la variación femenina de Diana y Acteóny Las bodas de Raymonda, así como el solo contemporáneo Facing the light, del coreógrafo Fei Bo. Lo único que Yohana quiere es bailar en Beijing todo el repertorio que ha preparado durante tantas horas de ensayo.

Foto: Natalia Martín

El pasado sábado 29 de junio Yohana, Ximena y Roberto presentaron un ensayo abierto al público en las instalaciones de la Compañía Nacional de Danza para mostrar las obras que llevarán al concurso y así experimentar un poco de los nervios y la presión que implicarán presentarse en el National Centre for the Performing Arts en Beijing, un inmenso escenario que estará lleno de competidores de todas partes del mundo.

Yohana abrió este programa con la variación de El Corsarioy al verla salir se me puso la piel de gallina, sentí un nudo en la garganta que prácticamente conservé hasta que terminó el ensayo. No vi a tres bailarines nerviosos o inseguros de sí mismos, vi bailar a tres artistas que me hicieron sentir muy orgullosa de la compañía a la que pertenezco y afortunada de tener compañeros como ellos: inteligentes, fuertes, seguros y trabajadores, que me impresionaron por su progreso técnico y me conmovieron por su tenacidad y entrega. No es fácil ser bailarín, es duro enfrentarse al cansancio y a los momentos de querer abandonar la competencia pero ninguno de ellos renunció a esta y, sin que se hayan dado cuenta, nos han motivado a muchos a seguir buscando superarnos cada día. Los tres son ejemplo de constancia, empeño y pasión por la profesión de la danza.

Foto: Natalia Martín

El aprendizaje que han adquirido les será útil para el resto de sus carreras en la danza y, como dice Yohana: “esta es la verdadera ganancia del concurso y ya la estamos viviendo. El viaje y la experiencia serán una añadidura”.

El Beijing International Ballet and Choreography Competitiones una competencia internacional oficialmente designada por el Ministerio de Cultura de China, apoyada por el Gobierno Municipal de Beijing y organizada por el Centro Nacional de las Artes Escénicas. Esta quinta competencia se llevará a cabo en Beijing del 13 al 19 de julio de 2019.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

tres × 4 =