Disciplina, precisión, virtuosismo y rigor, son algunas de las virtudes que definen el trabajo de esta compañía, esencialmente formada por mujeres y que ahora presenta en el Auditorio Nacional ¡Cuba Vibra! un poderoso espectáculo en el que se fusionan la música y la danza.

Con este montaje, que narra diversas historias a ritmo de chachachá, mambo, rumba, conga y bolero, entre otros, el Ballet Lizt Alfonso Dance Cuba, celebra 25 años de trayectoria.

Foto de Félix Miranda

Su directora y fundadora charla con tiempo libre de los años de trabajo que la han llevado a presentarse en los foros más importantes de su país y de naciones como España, Colombia, Canadá, Francia, Nueva Zelanda, Egipto, Alemania y China.

Foto de Eduardo Patiño

“Han sido años de crecimiento en un camino muy difícil”, nos comenta Lizt Alfonso, quien empezó a bailar desde los 4 años. “No hay camino fácil, todos están llenos de obstáculos pero lo bueno es poder irlos sorteando según van apareciendo y tener claro a donde se quiere llegar. Sin perder de vista ese objetivo, creo que no hay barrera infranqueable.“Originalmente la compañía estaba compuesta por mujeres, pero luego tuve el sueño de hacer espectáculos al estilo Broadway, claro más dancístico que musical. Sin embargo, la primera obra que estrenamos en Canadá requería incluir bailarines masculinos, para lo cual llegaron algunos como invitados y después ya no se quisieron ir”.

Foto de Eduardo Patiño

Hoy el ballet es mixto pero con mayor presencia femenina. Incluso hay piezas como Fuerza y compás, Alas y Elementos, que solo están interpretadas por mujeres.¡Cuba vibra! es un compendio de 25 años de trayectoria de la compañía ejecutado durante poco más de 90 minutos por 26 bailarines y diez músicos de manera continua. Un espectáculo que fusiona de manera original elementos de flamenco, ballet, folclor cubano y danza contemporánea, con ritmos españoles y afrocubanos.

Foto de Eduado Patiño

Es un espectáculo de muy difícil ejecución desde el punto de vista artístico y técnico porque hay mucha demanda hacia los bailarines, ya que los 26 participantes con los 10 músicos que salen a escena son los que interpretan todo el programa de la danza fusión en Lizt Alfonso Dance Cuba que es nuestro sello”.¿Qué implica esta exigencia en cuestión de disciplina para los bailarines?

“Es muy complejo, desde hace 25 años nos dimos a la tarea de crear nuestra propia escuela porque un solo bailarín tiene que aprender todos estos géneros: ballet, flamenco, contemporáneo, bailes populares cubanos: conga, chacha, mambo y los bailes afrocubanos, pero además tiene que aprender a actuar, a cantar, porque los espectáculos que hacemos así lo exigen por eso quien ingresa a la escuela lo hace desde los 6 años. Esa es la forma de entrenar desde 0 a los bailarines que van a integrar a la compañía.

Foto de Féliz Miranda

“Pero es difícil llegar a ser un bailarín tan completo. En la pirámide empiezan muchos niños cada año pero a la cima solo llegan unos pocos: los que tienen las condiciones para dominar todos estos estilos”.El público del Auditorio Nacional disfrutará así de una retrospectiva que reúne todos los géneros y segmentos de coreografías que forman parte de la historia de la compañía residente del Gran Teatro de La Habana.

“Para nosotros”, comenta Lizt Alfonso, “resulta esencial sumar este escenario tan importante de América y del mundo a nuestro currículum pero lo es todavía más el poder compartir con ustedes la experiencia de quienes somos y lo que queremos y poder transmitir ese potencial y esa energía que tenemos”.¡CUBA VIBRA! Ballet Lizt Alfonso  Dance Cuba 25 años en escena. Jueves 9 de agosto, 20:30 horas. Auditorio Nacional, Paseo de la Reforma y Campo Marte, Chapultepec. Locs. $350 a $1350 (Centro).

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí