Desde el inicio de la historia, la vida se ha comprendido en grupos: plantas, animales, nómadas, sedentarios, sociedades, familias, movimientos, luchas…

Las parvadas vuelan en formación de punta de lanza, al frente viaja siempre el más fuerte y al final van los más jóvenes. Movimientos quizá no premeditados, pero necesarios para su adaptación y supervivencia.

Los movimientos en masa también se ajustan y adaptan de acuerdo con sus objetivos y finalidades, caminan, enfrentan, luchan y buscan su lugar, se forman y se deforman.

Aquí, los bailarines en escena hacen referencia a la psicología y movimientos en masa, que al unísono realizan formaciones especiales y espaciales para crear una gran comunidad visual que lucha por independizarse. Estoy hablando de la pieza “Miliano”, creación de la coreógrafa venezolana Irina Marcano, y que integra a 24 bailarines de la Compañía Nacional de Danza del INBA para dar vida a la obra musical del compositor Arturo Márquez: “La leyenda de Miliano”.

Dicha composición, creada en 2010 tiene una gran explosividad, donde se distinguen sonidos que hacen alegoría a la frase de Emiliano Zapata “tierra y libertad”, a propósito del centenario del movimiento zapatista.

Foto: Nat Marthin - Cortesía de la Compañía Nacional de Danza
Foto: Nat Marthin – Cortesía de la Compañía Nacional de Danza

La pieza coreográfica más allá de ubicar el montaje en un homenaje zapatista busca crear una resonancia grupal con sonidos generados con el cuerpo y reflejar un dinamismo social que haga referencia a las luchas sociales.

En la obra de Márquez se distinguen claramente tintes sonoros dedicados a las danzas de los Chinelos de Morelos (lugar de nacimiento de Emiliano Zapata), y de igual forma se encuentran en el lenguaje coreográfico contemporáneo referencias sutiles a estas danzas tradicionales, que también representan diversos movimientos en masa, que se forman y descomponen cual tangram chino.

Tal y como en la psicología de masas sucede, esta obra con vestuario sencillo repleto de overoles, representa a un grupo en lucha con un mismo referente que se imita y succiona la individualidad, creando una sola masa en movimiento.

Lo mismo pasa en una conciencia colectiva, que crece, se contagia y absorbe, hasta que un individuo decide salir en busca de una experiencia particular.

Ágil, fuerte, integral y con ritmo, “Miliano” despierta ese sentir entre lo colectivo y lo individual a través de la danza contemporánea y la música nacional, que se agradece al completo y talentoso trabajo de la coreógrafa Marcano.

Para precio, horarios y mayor información, entra aquí

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

19 − quince =