Este mes en la CDMX germinó Híbrido, un proyecto multidisciplinario y vanguardista concebido en su idea original por Jacqueline López, artista versátil que después de hacer su carrera como bailarina en la Compañía Nacional de Danza, se ha dedicado a explorar otras formas de hacer danza y de crear con ella nuevas propuestas de espectáculos artísticos.

Bailarina, fotógrafa, coreógrafa, maestra y ensayadora, co-fundadora de Axioma Dance Project, entre otras cosas, nos platica en entrevista sobre Híbrido, propuesta que reúne funciones de danza, clases magistrales y workshops, conferencias y hasta demostraciones de mixología, showrooms de ropa, escritura de poesía y sesiones de fotografía con bailarines en tiempo real.

Híbrido, en palabras de su directora artística “es un semillero de ideas que generan independencia y presencia artística, un concepto que busca conectar el cuerpo y la mente con su propio origen, con la escénica de la vida”

¿Cómo nació Híbrido, ante qué necesidad?
Jacqueline: Partiendo de su significado básico, Híbrido es el resultado de una unión mezcla o combinación entre dos elementos de la misma naturaleza. El año pasado tuve la oportunidad de colaborar artísticamente con proyectos como Volver a empezar, de Julio Morel y Trinum, de Irina Marcano. Esta experiencia fue muy buena, yo creo mucho en las colaboraciones, aunque a veces sea difícil lograrlas y haya puntos de roce. En este caso, todos fuimos muy respetuosos del proyecto del otro, de su estética, de su movimiento y de la coreografía. Y un día, en la regadera, lugar donde a veces me llegan las ideas, pensé que si habíamos podido entrelazar de esa manera  estos proyectos haciéndolos convivir tan bien, sería muy bueno hacer una función que consistiera en un programa que los presentara a todos, que mostrara 2 ó 3 miradas que partieran de lo mismo pero que abordaran de distinta manera los temas y la estética.

Con todas esas ideas, Híbrido empezó a crecer, como la planta que tengo en mi oficina, un helecho que está creciendo descomunalmente. Creo que el nombre describe muy bien todo lo que estamos construyendo.

Foto: Sergio Alvarez

Híbrido está formado por un interesante equipo de colaboradores: bailarines, diseñadores, ¿qué perfil de artistas es el que buscas para trabajar?
Jacqueline: Aunque digamos que yo tendí las líneas de acción, tengo el oído abierto para escuchar a todos mis colaboradores y ellos me apoyaron mucho. Me gusta trabajar con gente emprendedora, que tenga una personalidad determinada y única. Las personas que hacen que Híbrido sea posible son disciplinadas, apasionadas y amantes del arte y me han leído la mente cuando he planteado la idea del diseño de imagen, por ejemplo. Este perfil tiene que ver también con mucha libertad creativa y con ser capaz de proponer nuevas formas de abordar la danza.

Para mí es muy importante imprimir el amor en lo que hacemos, sea lo que  sea que estemos ejecutando, no importa si vamos a diseñar el cartel o estamos en una reunión de trabajo, todas las experiencias deben apuntar a un crecimiento artístico y personal para todos. Realmente estoy muy contenta porque todo el equipo que se ha logrado fusionar está funcionando en una forma armónica y orgánica.

En cuanto a los artistas que se presentarán, hay que decir que ellos provienen de distintos lugares; desde grandes instituciones hasta del ambiente freelance, todos son artistas que tienen muy buen nivel. Muchos de nosotros venimos de una misma formación pero cada uno tiene una manera distinta de abordar escénicamente los temas que trata y el movimiento, el lenguaje coreográfico. Se pueden ver distintas voces que provienen en su mayoría de una misma fuente: el ballet clásico.

¿Qué dirías que es lo más original que propone este proyecto?
Jacqueline: Cuando estábamos diseñando los diferentes programas pensamos en cómo podríamos hacer que el público sintiera algo y se involucrara desde su entrada a las sedes, cómo lograr que se sintiera como en una película. Para esto, intervenimos por ejemplo, los pasillos del foro con actos iniciales de poesía escrita, una sesión de fotos y la construcción de un vestuario en tiempo real. Esto le da tiempo al espectador para ver de manera cruda y de cerca el trabajo artístico y lo va involucrando en una atmósfera específica para que cuando llegue al acto escénico ya esté inmerso en el espacio, que está decorado para que tenga toda esta sensación y la experiencia no sólo sea una presentación más. El espectador puede estar en el pasillo con los artistas e incluso, (y a mí no me importaría) se podría salir a la mitad de la función para regresar después.

Con todas estas propuestas, ¿qué impacto quiere tener Híbrido en su público y en sus artistas?
Jacqueline: Queremos que Híbrido sea un proyecto de colaboración que tenga una repercusión a nivel humano, que impacte a los espectadores y que poco a poco genere más público para la danza.

En cuanto a la gente que colabora en él, queremos que cada uno de ellos viva este proyecto como una catapulta profesional y que tengan más proyección, tanto el diseñador gráfico, como el artista que va a intervenir en alguna de las noches haciendo mixología de mezcal o los fisioterapeutas que imparten alguno de los workshops.

Por su parte, los artistas que participan se enriquecen al estar en esta comunión, cuando trabajan juntos muestran lo mejor de ellos. Algo que me interesa mucho es sacar a la gente de su zona de confort, yo lo hago conmigo misma: le busco la vuelta a todo, me gusta meterme en problemas, eso te potencia como artista y como persona.

Hablando de los alumnos de las clases magistrales y los workshops, no quiero que vengan sólo para tomarse una selfie con el maestro, quiero que se vayan con una herramienta de crecimiento que les sirva en un futuro. Que no solo acudan a una función sino que realmente vivan una experiencia desde el inicio.

Tienen sedes muy propositivas para cada una de las actividades. En el caso específico de las funciones de danza, estas son en el foro Un Teatro,  ¿qué propone este espacio, por qué lo eligieron?
Jacqueline: A finales del año pasado me encontré con Jessica Sandoval (fundadora y directora de Un Teatro, a quien agradezco mucho porque ha permitido hacer de todo esto un micro festival) y me hizo una  propuesta inicial de presentar un programa de funciones una vez por semana en este foro. La idea me gustó pero pensé en aplicar la idea de las colaboraciones que ya tenía en la cabeza, así que le propuse presentar Híbrido y  hacer tres programas distintos. También sugerí la idea de presentar ballet, porque la danza clásica pocas veces llega a un espacio alternativo como este.

El lugar permitió hacer todo esto porque es un espacio alternativo que se puede intervenir, que no pretende llevar al espectador a la seriedad de un teatro y que permite ver ballet y danza contemporánea de cerca.

Efectivamente es un lugar muy amigable donde tanto los artistas como el público se sienten muy cómodos, además de que ofrece toda esta programación a precios muy accesibles: ¿cómo han conseguido recursos para producir la primera edición de Híbrido?
Jacqueline: De inicio no hemos contado con ningún apoyo. Durante el proceso hemos tenido la suerte y la buena intención de gente como Juan José Díaz Infante, que realizó una subasta de arte a beneficio de Híbrido y de la Fundación Pro Danza.

Quiero que el proyecto sea autosustentable, que si llega dinero sea el efecto de una acción, que podamos generar recursos impartiendo una clase o presentando las funciones. Estoy apostando mucho para que sea un producto que se pueda vender y  que tenga retribución, me interesa mucho poder pagar a los artistas, es muy importante. Híbrido es un proyecto que tiene mucho para dar, puede crecer hacia muchos lugares y se tienen ya pensadas cosas a corto y a largo plazo.

HÍBRIDO FESTIVAL. Consulta la cartelera completa en las redes sociales de Híbrido y en unteatro.org, Facebook, Instagram. Jueves de septiembre, 20:00 horas. Un Teatro, Nuevo León 46, Hipódromo Condesa. Loc. $200. Boletos en taquilla y www.unteatro.org (Centro)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

tres − 2 =