En marzo de 2007, bajo la dirección de las maestras Dilza Bustabad representante de la Escuela Cubana de Ballet e Iana Guerasskina, quien surgió del Ballet Bolshoi, nació el Ballet Clásico del Estado de México. En enero de 2019, por decisión de la Secretaría de Cultura, la agrupación pasa a convertirse en la  Compañía de Danza del Estado de México bajo la dirección artística de Armando Pineda Bernal.

Estos cambios, a decir de los integrantes de la compañía, además de que han detenido las presentaciones normales, han estado seguidos de irregularidades como violencia verbal, amenazas y acoso laboral por parte del nuevo titular.

“Hemos tratado de hablar con la licenciada Ivette Tinoco de la Secretaría de Patrimonio y Servicios Culturales, persona responsable de él, pero no hemos tenido respuesta. Tuvimos una junta con ella y con el maestro pero no pasó nada, al contrario siguieron las agresiones y han ido en aumento. Al final lo que hicimos fue denunciar ante la contraloría de la Secretaria de Educación, y bueno, ahí está la denuncia.

“Nos preocupa mucho el futuro de la compañía, ya que en lo que va del año no hemos tenido ni una sola función, siendo que usualmente teníamos una presentación por semana.

“Además perdimos el convenio que teníamos con la Orquesta Filarmónica de Toluca. Con ella hacíamos producciones de ballet, de ópera, musicales. Nuestras funciones en el Teatro Morelos estaban llenas, y ahora no hemos tenido ni una sola presentación”

Para la compañía, esta asociación era muy importante pues a lo largo de su trayectoria además de hacer crecer a su público obtuvieron muchos beneficios, uno de ellos fue ser nominados a los premios Emmy Kidspor la programación de Las mil y una notas.

“Nos sentimos con mucha incertidumbre de lo que va a pasar con la compañía. Nuestra única presentación futura es el 29 de abril, en el Centro Cultural Mexiquense, en el Museo de Arte Moderno, en un templete, que no son las condiciones adecuadas para la danza. Cuando se nos había prometido que los cambios y la reestructuración que se estaban llevando a cabo eran para mejorar. Pero estamos viendo que no es así”.

Además para agravar las dudas de los integrantes de la compañía – que se encontraban en medio de los ensayos para la presentación del 29 de abril – de repente fueron enviados de vacaciones por whatsapp.

“Pedimos que nos dijeran de qué día a qué día eran las vacaciones, y no se nos dijo, entonces fuimos al Centro Cultural para que nos indicaran el período o nos dieran un oficio, algo por escrito y nada. Entonces no sabemos cuándo regresar y tenemos miedo de que nos acusen de abandono de trabajo.

“Pero además cuando regresamos al ensayo, había unos bailarines que había traído el director, externos, no son trabajadores, tomando clase y ensayando nuestras partes de la coreografía para terminarla, y hasta donde tenemos conocimiento no se le notificó a nadie de ello. Así que no sabemos que vaya a pasar. Nos sentimos en la cuerda floja”.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

19 − 17 =