Los Trocks como se les conoce cariñosamente a los integrantes de Les Ballets Trockadero de Montecarlo, regresan al Teatro Esperanza Iris para formar parte del ciclo Entre lenchas, vestidas y musculocas, proyecto creado e impulsado por la Dirección del Sistema de Teatros de la Ciudad de México, que busca visualizar, desde las artes escénicas, el amplio espectro de propuestas contemporáneas que tocan temáticas de diversidad sexual.

En esta ocasión con un programa nuevo que incluye el estreno en México de “Swan Lake Act II”.

La compañía, fundada en 1974, está formada por un cuerpo de ballet clásico drag, que presenta una visión lúdica y entretenida del ballet clásico, a través de una parodia de las convenciones y clichés del ballet romántico y clásico.

Giovanni Ravelo, integrante colombiano de Los Trocks platica con tiempo libre sobre su experiencia en la agrupación:

¿Cuéntanos porque esta idea de parodiar el ballet?
La parodia nace de la necesidad de hacer un homenaje y resaltar a través de ese homenaje las cosas exageradas que tenía el ballet ruso en los años setenta con personajes como Barisnikov, Nureyev, Natalia Makaro, que eran como estrellas de cine por haber abandonado Rusia. La compañía no se tomaba en serio esta aura de ser famoso y entonces empezaron a hacer un show en el bajo Mannhatan y todos esos artistas como Barisnikov iban a ver el ballet trockadero. Era como un respiro para toda esta cosa acartonada que representaba el ballet, pero también un homenaje a estas bailarinas, a esta realeza y su fama.

¿Cómo recibe el ámbito del arte esta nueva propuesta?
No soy de la época en que fue fundado pero según lo que nos dice el director, el recibimiento fue bueno pero ya cuando la compañía intentó establecerse siempre tuvo sus opositores. Afortunadamente sobrevivió y ahora es considerada una compañía a nivel mundial de altura y tiene un respeto muy grande por todo el ambiente del ballet. Pero ha sido un trabajo arduo, ha sido una evolución cada vez con una mayor limpieza técnica pero sin abandonar la comedia.

También se hicieron famosos….
Llego la fama si, finalmente…te reconocen y entonces a cualquiera se le ocurre hacer algo parecido y la gente dice ¡ah, esto es como ballet trockadero! Ya somos una referencia.

¿Cuáles son los requerimientos para los hombres que imitan a las bailarinas? ¿Cuál es el esfuerzo que implica?
Es un esfuerzo grandísimo, pues el cuerpo del hombre sino recibimos formación de puntas desde que estamos jóvenes pues es muy duro porque ya la musculatura está formada. Pero ahora llegan cada vez más bailarines que tienen esta formación (18 a 20 años directos de la escuela) y entonces el puente es menos distante de una mujer a un hombre. Porque ahora los jóvenes tiene acceso a esa educación desde niños.
Pero en realidad lo que se necesita es un amor total por el ballet porque al final los pasos son los mismos para hombres que para mujeres. Pero la interpretación es ese amor por los clásicos por el ballet clásico. Lo que se necesita es una entrega a un trabajo duro de no solo saber la técnica sino de interpretación que no caiga en ridiculizar sino en resaltar las cualidades exageradas de la bailarina de ser diva,  cómo se miran, cómo se mueven en el escenario, cómo mira una a otra con envidia, pero dentro del escenario porque todo eso es parte de cómo eran las bailarinas y las grandes divas.
Porque una bailarina nunca se lleva bien con otra. Y nosotros tratamos de expresar eso en el escenario. The black swanno se aleja mucho de la realidad. Las bailarinas de calibre mundial pueden ser dulces contigo pero entre ellas es una cosa muy fuerte (y casi lo entiendo después de pasar por todo esto para verte como ellas). Pero si, es impresionante la dedicación y la soltura que tienen para dedicarse.

A esto del ballet se le añade el maquillaje…
No tenemos maquillistas y cada uno se maquilla solo, en una hora. Sí, eso se aprende cuando llegamos. Casi ninguno ha tenido una experiencia previa profesional. Todos ayudamos al nuevo hasta que va encontrando lo que le queda. Sabemos lo difícil que es porque ya que pasaste lo de las puntas ahora viene la peluca, las pestañas y el maquillaje, algo con lo que no cuentas. Y que añade trabajo extra a toda esta preparación. Porque todo lo que te pones se tiene que ver como parte tuya para que no te incomode al bailar.
Así que por más que seas talentoso, por más que tengas una técnica impresionante, tú ves bailarines que llegan y necesitan por lo menos 6 meses para sentirse cómodos. Ellos empiezan a bailar hasta que se acostumbran a la peluca. Igual que las puntas, el personaje se debe convertir en una segunda piel, algo en lo que no tienen que pensar. Así como cuando aprendes a manejar, que no piensas en los cambios; así te colocas las pestañas, el tutu. (Detrás del escenario ahí sentados parecemos seres mitológicos ante nuestros invitados que nos observan asombrados).
Para mí por ejemplo fue aterrador el tu tu. La primera vez que baile fue terrible porque me temblaban las piernas y tenía que estarme cuidando de no chocar con alguien. Hasta que llega el momento en que te sientes cómodo y te metes en tu personaje sin pensar en lo que traes puesto.

Les Ballets Trockadero de Monte Carlo. Jueves 6 y viernes 7 de junio, 20:30 horas. Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, Donceles 36, Centro Histórico. Locs: 300 a 1100 pesos. Descuentos del 50% a estudiantes de nivel básico, maestros, personas con discapacidad trabajadores de gobierno y miembros del INAPAM con credencial vigente. 

 

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

diez − 10 =