Platicamos con Irina Marcano en las instalaciones de la Compañía Nacional de Danza mientras ella y otros bailarines ensayan para la presentación de Trinum*Proyect el próximo 1 y 2 de diciembre. Pude ser testigo de una de las coreografías que presentarán en el Foro Chilango de la Cantera y les puedo decir que habrá gratas sorpresas.

Irina Marcano fue parte del elenco de la Compañía Ballet Contemporáneo de Caracas, también estuvo como bailarina profesional en Ballet Nacional del Ecuador y fue maestra de repertorio y ballet en la Escuela Metropolitana de Danza (Quito Ecuador). Actualmente es bailarina y corógrafa en la Compañía Nacional de Danza, entre las coreografías que ha credo está Blancanieves.

Foto: Juan Juan Rodrigo Becerra Acosta

Trinum Proyect es un nuevo proyecto que tiene la intensión de llevar a los escenarios y difundir obras de danza con fusión clásica y contemporánea.

¿Cuéntanos Irina, como surge Trinum?
Este proyecto nace con el interés de darle una oportunidad a coreógrafos emergentes que manejamos este lenguaje de ballet contemporáneo específico, como una comunión entre la base del ballet clásico, la estética del ballet clásico, pero adoptando conceptos e ideas contemporáneas y más abstractas y creo que es algo que hay poco en el mercado. Aquí hay muchos jóvenes que quieren comenzar a plantear esa visión, entonces quisimos juntarnos y hacer un espectáculo, un espacio alternativo para un público que no es nuestro público común como bailarina de la Compañía Nacional de Danza, que nos vieran otras personas en otros espacios, en otro formato y que todos estos coreógrafos emergentes tengan un espacio para presentar sus procesos creativos y sus ideas.

Foto: Carlos Quezada

¿Por qué ese nombre?
Trinum realmente es una pieza coreográfica que yo monté en el 2014 y ganó el segundo concurso de coreografía interno de la Compañía Nacional de Danza. Es una pieza que tiene una magia muy especial y que marcó en mi carrera como un antes y un después por lo menos para mi en mi propuesta creativa y la línea que yo quería tomar como coreógrafa y eso como que siempre estuvo dando vueltas ahí, yo quería convertir eso en un proyecto más grande, le puse el mismo nombre, me gusta mucho ese nombre, esa pieza tiene mucho significado para mi, por eso el nombre de Trinum.

¿Por qué la necesidad de fusionar el ballet clásico y la danza contemporánea?
El ballet clásico como lo plantea su nombre, tiene un formato que es antiguo, nosotros nos manejamos diariamente en un formato muy estructurado, el ballet clásico tiene una estructura, unos parámetros fijos y en la actualidad con toda la información siempre surge esa latente de como salir un poco de ese formato, y al intentar salir, querer ser un poco contemporáneos,nos damos cuenta que no tenemos realmente un buen lenguaje contemporáneo como lo tiene la gente que hace danza contemporánea, entonces justo fusionar estos dos lenguajes es como nuestra medida para poder lograr con la base que tenemos como artistas de danza clásica, poder salir de ese parámetro y romper un poco las barreras y mezclarlo con lenguajes actuales, con ideas y visiones, creaciones abstractas que tienen otro tipo de material conceptual y otras imágenes que no son las del ballet.

¿No crees que pudiera ir en desventaja el ballet clásico, su practica, su público por ejemplo?
Creo que no, creo que el ballet clásico es un clásico como cualquier clásico, lo mismo que pasa con la música, la gente lo aprecia mucho, tiene cierta magia que lo envuelve en sus producciones, en sus historias, la bailarina con el tutu en ese emblema de ballet que creo que no iría en desventaja pero sí hay una necesidad de comenzar a involucrar dentro de las compañías clásicas este tipo de lenguaje para poder presentar y capturar a públicos distintos, porque en la actualidad los niños van al ballet por que los llevan los papás, por que tienen la costumbre de ir al ballet pero no es algo realmente, “oye yo estuve investigando” entonces esta fusión creo que es necesaria, creo que muchas compañías del mundo lo están haciendo y sin dejar de presentar los grandes clásicos. También comenzar a involucrar otros tipos de lenguajes y otros tipos de expresiones dancísticas y artísticas a nuestro trabajo como bailarines y como intérpretes.

Siento que hay mucho chavo que le gusta y va a sus presentaciones de ballet clásico, lo ví en las dos pasadas pláticas Conoce a, deCiudad en Escenay lo veo en sus redes sociales.
La verdad sí tenemos nuestra fama en redes, sí hay un público cautivo y fanático de la compañía, pero ese público precisamente que es muy actual, muy moderno se está cautivando por publicaciones en redes sociales. Creo que es un balance entre seguir siendo clásicos y atrevernos a incursionar en otras ramas.

Foto: Juan Rodrigo Becerra Acosta

¿Cómo te sientes en esta etapa de tu trabajo profesional?
Me siento contenta, es como muy fructífero como las investigaciones y los recursos que busco por fuera de la compañía, este año me fui a tomar un curso en Nueva York con apoyo de la compañía que me dio permiso para poder hacerlo, eso enriqueció mucho mi proceso creativo y también mi proceso como bailarina de ballet y en estos nuevos lenguajes más contemporáneos, realmente eso enriqueció mucho mi carrera y como el proceso de brincar de ser bailarina, a ser coreógrafa y maestra así en treinta segundos, se siente muy rico, es un reto pero a su vez es muy interdisciplinario y esa interdisciplina hace que todos tus aspectos se complementen. Ya no soy la misma bailarina desde que hago coreografía y tampoco soy la misma coreógrafa cada vez que vuelvo a bailar, es como esa interacción de esas múltiples personalidades y profesiones.

¿Cómo es la selección de coreógrafos para Trinum?
Los muchachos con los que estoy trabajando ahora en el proyecto, ya habíamos trabajado antes en otras oportunidades dentro de un marco de un concurso interno que hubo en la compañía, y en lo personal me gustaron mucho sus trabajos, de echo algunos de estos trabajos también se presentan en la compañía realmente ellos también han desarrollado cierta carrera de coreografía muy interesante, y por eso la selección de coreógrafos esta vez me fui directa a ellos, no hicimos un proceso de selección, me acerqué y los invité, quería rescatar ese intercambio con ellos. Siento que algo surgió ahí pero que todavía tenía más posibilidades y he tenido la suerte, lo cual estoy muy agradecida, de haber contado con espacios donde seguir presentado mis obras, pero ellos querían justo un espacio donde presentar las suyas, dije, es el momento, se los voy a dar para que puedan lanzarse a proponer.

Foto: Juan Rodrigo Becerra Acosta

¿Si alguien externo quiere incluir su coreografía?
Justo la idea del proyecto es tener como una cartera de muchas coreografías y muchos coreógrafos. El planteamiento es que cada función sea distinta, justamente tener un registro de estas obras y como proyecto no solamente presentar el programa que van a ver este fin de semana y repetirlo una y otra vez si no a lo mejor hay un festival de duetos y dentro de este programa hay dos duetos entonces como proyecto, nosotros vamos a buscar ese festival y otras formas de mover estas piezas, para lo mismo queremos que cada presentación sean distintos coreógrafos, hay varios que se nos han acercado, entonces tenemos planeada una segunda temporada para abril del 2019 y en esa temporada queríamos hacer un proceso de selección, la gente que esté interesada nos pueden contactar en las redes y enviarnos los trabajos, nosotros seleccionaremos esos trabajos en cuanto a dinámica, recursos, incluso la cantidad de personas que manejen por que queremos tener muchos formatos de obras como proyecto para poder expandir toda esta idea.

¿Deben de cumplir algún requerimiento?
La fusión entre el lenguaje de la danza clásica y ballet contemporáneo.

¿Qué representa este nuevo proyecto en el ámbito de la danza?
Hay un gremio muy grande en la danza en México que se maneja como proyectos independientes y es una rama complicada, muy difícil que se trabaja con muchas trabas, poco presupuesto y poco publico que se acerca a eso. Justo creo que esta fusión entre estos lenguajes hacen que la gente que sigue la danza clásica, que es muchísima, porqué a comparación de nuestro público con otros espectáculos de danza,  es muy desmedido, la cantidad de personas que van a este y la cantidad de personas que van a aquello, entonces tratar de fusionar ambos y el alcance que tenemos nosotros como bailarines clásicos, comenzar a hacerles propuestas a ese público contemporáneo de danza independiente abstracta, llevarlos a foros independientes donde caben muchísimos menos personas, donde el espectáculo es más intimo, creo que eso puede regalar a esos espacios y a los proyectos independientes como una gran ventaja, realmente que el público que nos sigue como bailarines clásicos, sepa que esos proyectos independientes existen, que vale la pena verlos, que son buenos, que tienen buenos recursos y que conozcan nuevos espacios alternativos de la danza que en esta ciudad hay muchísimos, entonces como esa comunión entre ambos lados creo que es el aporte .

¿Cuáles son las exigencias físicas de fusionar los lenguajes dancísticos clásico y contemporáneo?
¡Súper duras!, todas las piezas tienen ciertos recursos que para nosotros, el manejo del piso, el manejo del contact, los pesos, son trabajos corporales que no manejamos en la danza clásica, son sensaciones que no manejamos y por muy entrenados que estemos en ballet, de repente abrir tu cuerpo y abrir las sensaciones a estos requerimientos, es muy difícil, están todos adoloridos, les duele todo el cuerpo, ya no se pueden sentar por que usamos partes del cuerpo que normalmente no usas cuando estamos haciendo danza clásica y viceversa, entonces al final vamos a terminar más entrenados, más integrales y fuertes.

¿Qué piensas de la fusión de lenguajes: clásico/contemporáneo?
Me encanta, creo que es necesaria en la actualidad, es ya una necesidad para nosotros como intérpretes y también para el público, estas propuestas actuales que mezclan, ahora somos una mezcla de razas, de tiempos, de energías, de “gadgets”, de “gif”, de antiguo, de ballet, música clásica, está todo ahí contenido, como artistas tenemos la responsabilidad de entregar siempre esas comuniones que nos hacen integrales como personas, como seres humanos, realmente pienso que es muy necesaria.

¿Qué te acomoda más: ballet clásico o danza contemporánea?
Ambas, y es lo bonito de este proceso, es lo bonito de esta propuesta, que también como bailarines estamos dando un brinco a otro aspecto totalmente diferente a el que manejamos diario y de repente nos sorprendemos, de repente estamos haciendo algo muy contemporáneo descalzos y todo y ¡lo puedo hacer, me veo bien!, realmente me acomoda este lenguaje. En la mañana estamos aquí en la compañía haciendo con el tutu una variación y también lo que manejamos, lo que sentimos con comodidad, entonces, creo que ambas, pero para mi esta fusión como bailarina, como interprete es mi fuerte y también por eso busco espacios para hacerlos.

Foto: Juan Rodrigo Becerra Acosta

TRINUM. El programa está conformado por siete obras de cuatro coreógrafos, de las cuales dos son estrenos. Participan 14 bailarines de gran experiencia y que actualmente pertenecen a la Compañía Nacional de Danza. Las obras que se presentarán son: “FRACTAE #3043”, con coreografía de Jacqueline López e Irina Marcano; “T.S.” (estreno), de Michele Cutri; “Intermitente On-Of”, e “Ícaro”, creadas por Yubal Morales; “Du´al”, “Trinum” y “Enigma” (estreno), realizadas por Irina Marcano. Sábado 1 y domingo 2 de diciembre, 20:30 horas. Foro de La Cantera, Ponciano Arriaga 31, Tabacalera. Loc. $150. Boletos en La Cantera y al 556840-6454. (Centro)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

13 − siete =