LAS ondas luminosas de colores empiezan a girar frente a nuestros ojos mientras suena la música y una mujer con máscara entona una triste melodía. Ella se mueve alrededor nuestro y nosotros la seguimos. Por momentos la perdemos, pero volvemos a recuperarla en un giro de 360 grados.

Estar en una realidad alterna de la que sólo eres espectador, puede resultar inquietante. Pero si pasas a formar parte de esa realidad virtual, la experiencia se vuelve perturbadora. Y más si sientes demasiada empatía con el lenguaje corporal del personaje que está frente a ti.

De esto va Björk digital. Música y Realidad Virtual, una experiencia inmersiva con videos 360°, que se presenta en el Centro Nacional de las Artes, y que busca introducir a los asistentes a los últimos avances tecnológicos.

Se trata de seis piezas audiovisuales realizadas con contenido 360° y RV, producidas por esta cantante islandesa en colaboración con renombrados artistas visuales. Cada una de estas obras: Black Lake, Stonemilker, Quicksand, Mouth Mantra, NotGet y Family se crearon entre el 2014 y 2016, a partir de la música de Vulnicura, uno de los álbumes más íntimos de la cantante.

Björk realizó el álbum poco después de terminar con un matrimonio de 13 años. Situación que le afectó mucho al grado de caer en un período depresivo. La cantante narra en una serie de videos su dolorosa vivencia y el proceso que tuvo que pasar hasta llegar a renacer.

Tanto la propuesta visual como el uso de las tecnologías digitales se desarrollaron a partir de la colaboración entre Björk, Andrew Thomas Huang, Kaoru Sugano y Jesse Kanda.

La exposición cuenta con una Sala de proyecciones Cinema Room, en la galería Espacio Alternativo, donde se exhibirá, de manera continua, una selección de la discografía de esta artista. En la Galería Arte Binario se podrá experimentar con Biophilia, propuesta interdisciplinaria de Björk que contiene un álbum musical, un proyecto educativo y una aplicación multimedia para dispositivos móviles, que explora las canciones del disco y permite conocer un universo digital con las ideas de la cantante islandesa sobre la naturaleza, la ciencia, la música y el cosmos.

Björk Digital. Música y Realidad Virtual ofrece un recorrido por el mundo interior de la artista, sus emociones y experiencias, así como un viaje a los sorprendentes paisajes de Islandia.

Centro nacional de las Artes, Río Churubusco y Tlalpan, Country Club (Metro General Anaya). Acceso sólo a mayores de 13 años. * La experiencia no es recomendable para personas que sufran claustrofobia, afecciones cardiacas, antecedentes de convulsiones, epilepsia o sensibilidad a las luces intermitentes. Admisión $150. Más información en www.bjorkdigital.cenart.gob.mx Cierra 27 de julio. (SUR)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí