El proyecto de la artista surgió al inspirarse en su infancia personal, cuando empezó a imaginar la historia de dos hermanas que se encontraban en situaciones absurdas, tétricas y en mundos imaginarios, en donde ejercían juegos de poder y sometimiento.

Al reunir sus curiosidades históricas y la apropiación de objetos recolectados, crea una serie de seres siniestros contemporáneos como fenómenos, muñecos antiguos y escenarios documentados por la artista, que reflexionan sobre la muerte y la belleza que puede habitar en aquello que ocasiona miedo.

Un aspecto importante es la variedad de técnicas y soportes fotográficos que emplea, como el colodión húmedo, color digital, plata sobre gelatina y foto bordado, entre otros, que demuestran su recorrido profesional y creativo, producto de su trayectoria de más de 20 años.

A través de la exploración de técnicas antiguas, rescata la historia de la fotografía mexicana, como el ejemplo de los rituales fúnebres tradicionales del siglo XIX,  en donde se retrataban a los niños recién fallecidos.

La propuesta de la artista consistió en colocar anuncios en las calles para que los padres le permitieran fotografiar a sus hijos a cambio de dinero, y escenificar retratos mortuorios. Para Bernáldez, existía una violencia sutil, presente a través del ofrecimiento e intercambio de dinero que aceptaban los progenitores, además del poder de manipulación y control al realizar las sesiones fotográficas en donde los niños tenían que permanecer dormidos durante toda la sesión.

Originaria de la Ciudad de México, Cannon Bernáldez es una fotógrafa con formación de periodista, cuya trayectoria se ha desenvuelto durante dos décadas cubriendo espacios expositivos y ganando premios a nivel internacional. Ha presentado su trabajo en recintos como el Museo de Arte Carrillo Gil y el Museo Nacional de Arte, la Galería Patricia Conde, el Palacio de Bellas Artes de Bruselas y el Images du Pole, Francia, por mencionar algunos, mientras que su obra pertenece a las colecciones del Museo Fine Arts, en Houston, Texas, del Centro de la Imagen, de la Fundación Cultural Televisa, del Museo Universitario del Chopo y de la UNAM, entre otros.

Foro R-38, San Jerónimo 24, Centro Histórico.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

4 × 3 =