Por primera vez en su historia, el Museo de Arte Moderno expone cerca de una tercera parte de su colección permanente, casi un millar de piezas que abarcan diferentes disciplinas con la intención de “sacar la casa por la ventana” al presentar las joyas de la corona, según palabras de su titular Sylvia Navarrete.La muestra titulada Colección abierta, con la que cierra la presente administración, cumple el deseo de muchos años de llenar todas las salas del museo con la Colección permanente. Una premier que no se había podido realizar desde la fundación del museo, dijo su directora, quien aseveró que “el público aprenderá mucho. Éste es el mejor espejo que se puede llevar para tener la experiencia del pasado inmediato del siglo XX y para rastrear nuestras raíces”.

Tan solo en la sala denominada Galaxias la curaduría incluyó 186 piezas entre fotografías, esculturas, pintura y gráfica de artistas, que a decir de Gonzalo Vélez, experto en historia del arte y literatura del siglo XX, conjunta la obra de alrededor de 70 artistas que brillan por derecho propio como Ángel Zárraga, Manuel Rodríguez Lozano o Abraham Ángel, para continuar en un viaje estelar que pasa por los artistas de la ruptura tardía como Felguérez, Vicente Rojo, Fernando García Ponce, Lilia Carrillo hasta llegar a algunos artistas extranjeros como Víctor Vasarely, Robert Motherwell, Henry Moore y Kazuya Sakai, entre otros.

Otra sala se titula El espejo de Venus, que contiene el retrato femenino, en homenaje a todas las creadoras o musas de artistas, “una manera seductora de acercarnos al público a través de estas obras”.

La totalidad de las piezas se encuentran distribuidas en otros núcleos temáticos como Tapices, Sumario de fotógrafos, Patrimoniales y Somos museo.

“Hay demasiada obra, son cerca de tres mil piezas catalogadas, y siguen llegando. Lo que queremos es verla”, comenta Vélez, “queremos que se invierta más en la conservación de la colección porque la gente del museo hace milagros para mantenerlo con el presupuesto que le asignan. Somos un país envidiable por nuestra tradición, la gente viene a este museo desde muy lejos tan solo a ver Las Dos Fridas, y eso lo hace rentable, eso genera recursos”.

Es así que en este recorrido el público se acercará a un conjunto de piezas que difícilmente podrá volver a ver reunida por lo que esto representa una oportunidad única.Porque, aunque como dice Gonzalo Vélez que ellos siguen abogando porque la colección permanente quede montada de manera definitiva, resultará difícil lograrlo y es posible que pasen muchos años antes de que esto vuelva a repetirse.

COLECCIÓN ABIERTA. Museo de Arte Moderno, Paseo de la Reforma y Gandhi, Bosque de Chapultepec. Martes a domingo, 10:00 a 18:00 horas. (Centro)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

quince + dos =