Bastardo, es la palabra que puede leerse en la pequeña mesa de mármol que luce solitaria en la amplia terraza de esta famosa casa. No es una piedra limpia, es más bien un desecho que no paso el control de calidad. Lo mismo sucede con las flores de bugambilia que aparecen en algunas imágenes diseminadas por las habitaciones. Son artificiales a pesar de su natural apariencia. También fueron desechadas porque tenían defectos de producción y el artista las unió a tallos reales.

“Este artista trabaja así, con desechos como una forma de cuestionar la globalización de los productos y poner en evidencia la carga estética que poseen. Es poner en tela de juicio lo real de lo que no lo es. Lo auténtico de lo falso”. Así se expresa Patrick Charpenel, uno de los curadores de Mármol rosa, exposición de Christodoulos  Panayiotou que se presenta en la Casa Luis Barragán.

Transacción es el hilo conductor de esta muestra donde el artista chipriota sustituye algunas de las piezas de la colección permanente por otras realizadas exprofeso en un intento por establecer un diálogo muy parecido al que tienen cotidianamente.

“Aunque no en todos los casos es así, comenta Charpenel, porque a veces sólo incluye sus piezas en el recorrido, sin que esto se note porque se integran muy bien al conjunto”. Como es el caso de una alfombra enrollada que se encuentra en una de las habitaciones para huéspedes, la cual fue usada para realizar una serie de premiaciones en Hollywood y luego desechada.

En el rincón de la habitación la pieza titulada Operation serenade que hace referencia a la clave oficial del funeral de Ronald Reagan, que fuera actor antes de ser presidente, ha sido despojada de su aura de celebridad.

“Justamente en esta habitación comenta Eugenia Braniff, también curadora de la exposición, se alojó la top model Imán, que fuera esposa de David Bowie de ahí que se eligiera para colocar la alfombra”.

Y cada objetos, cuadro o fotografía del recorrido tiene un significado emocional para su creador como los pares de zapatos que se han colocado en el ropero de la recámara del arquitecto los cuales fueron elaborados con cuero de bolsas que pertenecieron a personas cercanas a Panayiotou, y  sustituyen a los tres que se encuentran en exhibición permanente. Los zapatos que se diseñaron a la medida del artista solo se usaron para las sesiones de ajuste requeridas para su producción.

La intervención de los espacios de esta famosa casa ha sido tan sutil que sólo un profundo conocedor de la colección podría advertir la sustitución o la inclusión de elementos ajenos al acervo. Sin embargo cada pieza, propia o extraña nos habla de la historia y la memoria contenida en ellas pero también de la inspiración y la sensibilidad de quienes las han creado.

CASA MUSEO LUIS BARRAGÁN, General Francisco Ramírez 14, Ampliación Daniel Garza, 5515-4908 y 5272-4945. Lunes a viernes, 10:00 a 14:00 y 16:00 a 18:00; sábado, 10:00 a 13:00 horas. Admisión $200; descuento del 50% a estudiantes, maestros con credencial y afiliados al Inapam. (CENTRO)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

3 + trece =