El chile es un fruto perteneciente al grupo de plantas del género Capsicum originarias de América, cuyos vestigios más antiguos de domesticación fechados entre 6500-5500 a.C., se han encontrado en Tehuacán, Puebla.

La capsaicina es la sustancia química que le da el sabor picante a los chiles: a mayor concentración, más acentuado es su picor. Según Scoville, los más altos en esta escala son el chile de árbol, manzano, piquín y, en primer lugar, el habanero.

Entre los menos picosos están el morrón, poblano, güero y mirasol, seguidos del chilaca, jalapeño y serrano.

En México se producen más de 40 variedades de chile y es uno de los cultivos más importantes por el volumen generado para consumo nacional y de exportación. Desde tiempos precolombinos se utilizó como condimento, pero también servía como medicamento, castigo, moneda y material de tributo.

Aunque parezca trabalenguas: Capsicum annuum var. annuum es la variedad domesticada y la más importante en el mundo, pues registra la variabilidad morfológica más grande y agrupa a la mayoría de los tipos de cultivos conocidos popularmente como chile ancho, serrano, jalapeño, morrón, mirasol, pasilla y mulato, entre otros.

Las variedades de chiles se clasifican por el sabor del fruto (dulce a picante), intensidad de coloración antes de la madurez (blanco marfil a verde intenso), intensidad del color en la madurez (amarillo a rojo oscuro), forma (larga y estrecha, a corta y redondeada), porte del fruto (erecto a pendiente).

Museo de Historia Natural, Segunda Sección Bosque de Chapultepec, 5515-6304. Martes a domingo, 10:00 a 17:00 horas. Admisión $26.00; estudiantes y maestros con credencial $11; afiliados al Inapam y martes entrada gratuita. * Acceso para silla de ruedas. (CENTRO)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

9 + 7 =