Exposición que parte de la conjunción entre arte contemporáneo y tradición, como medios para retratar algunas de las consecuencias humanas y ecológicas del desastre nuclear de Fukushima Dai-ichi, ocurrido en 2011. Kobayashi es una joven artista japonesa-americana, originaria de la provincia de Fukui, Japón. Localidad que 20 años atrás aún era agrícola y que al igual que Fukushima, se convirtió en una importante zona productora de energía nuclear. Por esa razón, en el contexto del accidente de Fukushima, la artista dibujó la planta nuclear como amenaza y posible escenario para su localidad de origen.

La curadora Dahil Melgar, explicó que en esta exposición la artista “emplea la técnica del grabado tradicional hecho a partir de bloques de madera, así como del uso de papel echizen, un papel artesanal japonés cuya técnica de manufactura es muy antigua”.

De esta forma, agregó, Kobayashi utiliza elementos del arte japonés como el grabado, pero incorporando lenguaje contemporáneo. Si bien el grabado tradicional japonés ha sido un medio para retratar paisajes, costumbres y mujeres, también ha sido utilizado para el registro histórico con una fuerte carga cuestionadora.La muestra consta de cinco núcleos compuestos por más de 200 grabados, la mayoría de los cuales integra una instalación que cierra el recorrido. Museo Nacional de las Culturas del Mundo, Moneda 13, Centro Histórico, 5542-0422. Martes a domingo, 10:00 a 17:00 horas. Entrada gratuita. Cierra abril. (Centro).

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

2 × cuatro =