Entre noviembre de 1993 y febrero de 1994 llegó al Antiguo Colegio de San Ildefonso una magna muestra que reunió 300 obras artísticas representantes de veinte siglos de quehacer humano, desde los mármoles romanos y los rastros del cristianismo primitivo, hasta el arte moderno. Su nombre Tesoros Artísticos del Vaticano. Arte y cultura de dos milenios.

Hoy como parte de los 25 años de relaciones diplomáticas entre el Gobierno de México y el Estado Vaticano, retomadas entonces, llega al mismo recinto Vaticano: De San Pedro a Francisco un recorrido de casi 2 mil años centrado en la sucesión apostólica.

La muestra conformada por más de 180 obras procedentes de las Colecciones Vaticanas incluye piezas de gran valor estético y religioso como los relicarios de Santa Elena, madre de Constantino; de San Francisco de Asís, y de Santa Cecilia, algunos de ellos que salen por primera vez de sus acervos.

A través de nueve salas integradas por colecciones de arte y antigüedades de los Museos Vaticanos, la Fábrica de San Pedro, el Museo del Tesoro de San Juan de Letrán, la Biblioteca Apostólica Vaticana y la Sacristía Pontificia de la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice, el público puede recorrer la historia del Vaticano, desde los tiempos romanos y el Circo de Nerón, a la construcción de la Basílica Vaticana.

La selección incluye obras de Rafael Sanzio, Gian Lorenzo Bernini, Tiziano Vecellio y Marcello Venusti. También se encuentran ahí en modelos a escala las puertas del Vaticano, incluida la puerta principal, que tiene 7 metros de altura, todo con la intención de llevar al público lo más cerca de las cuatro famosas puertas santas: San Pedro, San Juan de Letrán, San Pablo extramuros y la de la Basílica de Santa María la Mayor.

De esta última dice la tradición es abierta por el papa cada 25 años, para celebrar el año Jubilar o tiempo de renovación, después de lo cual se vuelve a cerrar con una pared de ladrillos y de cemento.

La vasta exposición, que a decir de la directora de los Museos Vaticanos, Bárbara Jatta, pretende mostrar a los visitantes historia, arte y fe, recibe al público con el ejemplo de una triple tiara que era usada por el Papa el día de su coronación como símbolo de su triple poder: como padre de todos los reyes y príncipes, como gobernador del mundo y como Vicario de Cristo. Un poder que nunca tuvo ningún gobernante.

VATICANO: DE SAN PEDRO A FRANCISCO. Antiguo Colegio de San Ildefonso, Justo Sierra 16, Centro Histórico. Martes a domingo, 10:00 a 17:30 horas. Entrada libre previo registro en la plataforma www.desanpedroafrancisco.com Cierra 28 de octubre. (Centro)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí