Descubrir las maravillas del océano, no requiere equipo especial ni tampoco salir de la CDMX, tan sólo visitar el Acuario Inbursa.

Una misteriosa cueva de apariencia rocosa, le da la bienvenida a los visitantes, quienes en medio de una penumbra un tanto azulada, por el reflejo del agua, pueden apreciar en toda su magnitud una gran variedad de vida marina.Los peces son más grandes, pero el grosor del vidrio que compone la enorme pecera con forma de laberinto, da un peculiar efecto que hace que todas las especies se vean más pequeñas de lo que en realidad son.

Con amplios estándares de seguridad, tanto para los visitantes como para los animales, chicos y grandes pueden apreciar ante sus ojos, un tiburón o una enorme tortuga que hacen la delicia de sus visitantes por su tamaño.

Sumergido a 20 metros de profundidad y con una estructura circular, el Acuario Inbursa gana la atención de los visitantes a primera vista, pero lo que muy pocos saben es que la peculiar construcción de este espacio con dos pisos, refuerza la experiencia, pues caminar por su laberinticos pasillos, permite al espectador, sentir que está en el corazón del mar.

El acuario cuenta con 300 especies marinas, divididas en 48 exhibiciones como el Pingüinario, el Barco Hundido, Playa Calipso y el Arrecife de Coral, mismas que copian características de ciertas zonas naturales, donde viven determinado grupo de especies como: tiburones, mantarayas, medusas, pingüinos o caballitos de mar, algunas de las cuales son endémicas de esta región del mundo.Lo más importante es que tanto niños como adultos, pueden apreciar estos animales de primera mano, al tiempo que conocen algunos datos importantes para su conservación, la cual es el otro trabajo importante para el acuario.

Otro dato importante a mencionar es que este enorme edificio que funciona como una gran pecera fue rellenado con 16 millones de litros de agua del Golfo de México, esto con el objetivo de las especies tuviera un mayor confort y condiciones similares a las que vivirían si estuvieran en libertad.

Si te decides a visitar este lugar, la recomendación es no perderte el Pingüinario, que aunque es última parada en el recorrido, vale la pena esperar. En éste, podrás observar a 16 pingüinos, ocho hembras y ocho machos, que provocan ternura, risa y emoción entre los visitantes.

Vale mencionar que los pingüinos son de naturaleza curiosa y amigable, así que con un poco de suerte y si el ánimo de estos 16 animalitos se lo permite, podrás ser testigo de un espectáculo 100% orgánico, ya que ellos han sido entrenado, que te dejará un grato sabor de boca.El Acuario Inbursa se localiza en la calle Miguel Cervantes Saavedra 386, colonia Granada, frente a la Plaza Inbursa, y cuenta con un horario de lunes a domingo, 10:00 a 18:00 horas. Locs. $195 pesos. Entrada general. Apto para toda la familia. (Poniente)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

nueve − ocho =