Sin más pretensión que festejar sus primeros 20 años de trayectoria musical, la cantante infantil Mariana Mallol llega al Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, uno de los recintos más emblemáticos de la Ciudad de México, para presentarle a sus pequeños fans el repertorio de su más reciente álbum: Agüita de limón con chía, aderezado con un compilado de otros éxitos.

“Me siento muy afortunada, agradecida y contenta porque tenemos esta oportunidad de festejar tantos años de hacer música para niños, a conciencia, con compromiso y calidad. Es una fortuna poder hacerlo en esta ocasión y estar acompañada de maravillosos músicos y artistas; además del Coro de Niños y Jóvenes de la Facultad de Música de la UNAM y nuestra banda, bajo la dirección musical de Leonardo Sandoval con la producción de Andrea Medina”, platica emocionada Mariana.

Luego de un trabajo intensivo que llevo casi cuatro meses, debido a las sorpresas que la argentina preparó para agasajar a su público, la cantante tiene reservadas sorpresas especiales como la participación de su hija; quien compuso la canción que le da nombre al disco y formará parte especial del espectáculo.

“El contacto con los niños me mantiene buscando la comunicación con ellos y siempre poniendo la mirada en la infancia y que los niños nos vayan contando. Algunas cosas están previamente trabajadas con focus group”, comenta la artista, respecto al trabajo previo a la composición de canciones.

“Yo confío mucho en la intuición que tengo, respecto a actualizar mis experiencias infantiles; pruebo ideas y cosas y voy sintiendo, así se teje un puente con mi propia infancia y ahí busco mis emociones”, agrega Mariana.

Cuestionada acerca de cómo mantener el éxito y acercamiento con los pequeños a lo largo de varias generaciones, Mariana alude a esto, a la propia curiosidad de los niños por el contacto; para ello, la intención de comunicarte tiene que estar presente.

“Estoy frente a ti y te canto, cantamos juntos y te propongo que juegues con tu mamá o tu papá o el adulto que te acompaña”, indica la cantante, quien agrega que los padres de hoy en día tienen menos tiempo en general para estar con sus hijos y esto redunda en perjuicio de los niños.

“Aunque en el otro extremo, también está la cuestión de los dispositivos. Cuando el dispositivo aparece en lugar de la comunicación, se van perdiendo estos espacios y el tiempo libre, ya que antes había tiempo para jugar, explorar y hasta para aburrirse, entonces, aparecía la creatividad”, platica la artista.

Para Mariana la música es la música, y en general es apropiada como lenguaje para los niños, pero existen letras que no van de acuerdo al tono infantil y no tendrían por qué ser preponderantes.

“No estoy peleada con ningún género musical, intento ofrecer una paleta diversa de estilos o aires musicales, así vas a encontrar jazz, bossa nova, hay una paleta amplia porque tengo la responsabilidad como artista infantil de ofrecer diversos estilos”, sostiene.

Más allá de eso, la artista hace énfasis en la calidad de su música, para que ésta logre hacer contacto emocional con los pequeños; que fue lo que a ella le sucedió cuando era pequeña, al ser la música el principal canal de comunicación para su vida.

La cantante espera pronto comenzar una gira musical por el interior de la República Mexicana para seguir compartiendo su música, a la par que planea nuevos contenidos para su canal de YouTube y comenzar a componer las canciones de su siguiente disco, el cual tendrá una alusión de celebración, con mucha alegría y juegos nuevos.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

16 + 3 =