Tomando el trabajo duro y la solidaridad como base, el dramaturgo y actor Adrián Ladrón, le dio vida a El Canto de la Rebelión, un musical de títeres basado en la fábula El canto de la cigarra (del escritor cubano Onelio Jorge Cardoso).  

El montaje dirigido a los niños, busca reivindicar al personaje de La Cigarra y darle importancia al arte y la cultura; desmitificando la idea de que los músicos no son trabajadores.

“Encontramos en este texto una enorme posibilidad de reivindicar al personaje de La Cigarra, quien era vista como una floja. La verdad es interesante saber que el arte es un trabajo digno y valioso en una sociedad”, relata el dramaturgo.La trama aborda la historia de los bichitos habitantes de El Podrido, un pueblo azotado por el paso de las vacas, donde frecuentemente tiembla y todo se derrumba; excepto el Palacio Fecal del Señor Gobernador, un escarabajo estercolero que vive favorecido por la cantidad de estiércol que se genera, mientras su pueblo sufre las consecuencias.

“La cigarra es una heroína que salva a su pueblo, desde un punto de vista más colectivo, comunitario, solidario; pero con la idea de que el pueblo mismo es el que tiene que salir adelante”, agrega el también actor.

Poco a poco, la puesta en escena fue tomando sentido; primero con el trabajo escénico, personificado mediante títeres; y después, con música en vivo, la cual Ladrón inicialmente no tenía prevista.

“En un principio no se pensó que fuera un musical, sólo pensaba que la puesta en escena debía tener música en vivo; por lo que la música surgió después del proceso de montaje”, añade Ladrón, quien también compuso las canciones, de la mano del director musical Leonardo Soqui.El montaje muestra una selección variada de ritmos latinoamericanos que van desde el regaee, pasando por la guajira y hasta el son jarocho; estilos musicales representativos de diversas regiones de Latinoamérica y que ayudan a contar mejor la historia.

“Una de las buenas noticias de esta, nuestra segunda temporada, es que gracias al apoyo del FONCA se grabó el disco de la obra que se puede adquirir después de las funciones. Esto porque muchos papás y niños nos preguntaban dónde podían conseguir la música de la obra, ya que es reflexiva y pegajosa”, señala emocionado Ladrón.

Para el director, el arte libera y hace más sensibles a los niños, pero también a los padres. Desde su perspectiva, este montaje fomenta varios valores; y más, tras el terremoto de septiembre de 2017, tiempo en que El canto de la rebelión tomó forma.

“La formación a través del arte es fundamental para cualquier sociedad, tenemos que ser participativos. La primera lectura se realizó dos días antes del terremoto del 19 de septiembre de 2017, tragedia que le aportó a la obra la idea de resaltar la libertad, la justicia y la solidaridad como valores fundamentales”, finaliza Adrián.

EL CANTO DE LA REBELIÓN. Autor y Dir. Adrián Ladrón. Con Tamara Vallarta, Alicia González, Meraqui Pradis, Leonardo Zamudio, entre otros. La cigarra, la luciérnaga y la hormiga, deberán descubrir la importancia de la unidad y la dignidad para poder salvar a su pueblo: “El Podrido”, del peligro inminente que acecha desde el norte. La unión parece ser la única solución para cambiar sus vidas. Centro Cultural Helénico, Teatro Helénico, Revolución 1500, Guadalupe Inn. Sábado y domingo, 13:00 horas. Loc. $200; descuento a estudiantes, maestros e Inapam. Hasta el 21 de abril. (Sur).

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

4 × 5 =