Platicamos con Alexis Atayde, la quinta generación de un apellido trascendental en las artes circenses a nivel mundial.

La enigmática música del calíope, las luces, la carpa, la emoción y el asombro que provoca el circo no puede morir de la noche a la mañana, es una tradición que seguirá evolucionando dentro de 100 años y más.

Es por ello que la familia Atayde presentará un espectáculo en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, para festejar sus primeros 130 años de trayectoria en las artes circenses, siendo una marca mexicana con reconocimiento internacional.

Con artistas de Bulgaria, Cuba, Chile, España y por supuesto, sin dejar fuera al talento mexicano, el espectáculo del único y original Circo Atayde Hermanos, pretende marcar huella, apegándose a los estándares del circo tradicional.De esta forma, el Circo Atayde demuestra estar al nivel de los más reconocidos circos en Europa, tanto en tradición, como en calidad del espectáculo, pues pese a haber sufrido traspiés, como el cierre definitivo de la Carpa Astros, su antiguo hogar y la prohibición de utilizar animales, el espectáculo sigue en pie.

Así en el talento humano y la tecnología, el Circo Atayde, apoya a personas que no son de familia de circo o que aprendieron de forma autodidacta para entrar en las artes circenses.

Tal es el caso del propio Alexis Atayde, la quinta generación de la familia, quien comenzó a realizar malabares por cuenta propia al cumplir tres años, talento que pulió hasta presentarse por primera ocasión en el escenario del Teatro de la Ciudad.Desde que cumplí tres años he estado en el circo, en las giras y he visto actos y especialmente a mi familia y pues el acto que más me gustó fueron los malabares, entonces, decidí empezar por mi propia cuenta sin ayuda de nadie, como lo hacen la mayoría de los malabaristas”, relata Alexis sobre sus comienzos.

“Con el tiempo desarrollé nuevos trucos y fui empezando a agregar más dificultad, ahora voy a meter un número con cajas de malabarista… sic Voy a tener el privilegio y la oportunidad de estar en el teatro trabajando, es la primera vez que me presento con un número yo solo, espero que me den su opinión” comenta el joven malabarista.

Mediante una rutina inspirada en la de su primo, el también malabarista, Alberto Vázquez Atayde, Alexis agradeció los trucos y consejos que su familia le ha brindado al inicio de su carrera.

“El apellido Atayde representa para mi, mucha historia y reconocimiento internacional porque es un apellido reconocido en el circo a nivel mundial”, platica Alexis.

Cuestionado a cómo se imagina el circo dentro de los próximos 100 años, Alexis comenta, “lo veo como una empresa más evolucionada, con un mejor show, con gente joven, lo que yo veo en un futuro es que yo continuaré con la tradición, con un show avanzado, con mucha tecnología, pero sin olvidar la idea de que somos circo clásico”.

Por su parte, Celeste Atayde, comenta que la evolución del circo Atayde permitirá que llegue a cumplir otros 100 años más, “el circo no está muriendo, sino que está ampliando nuestra capacidad de presentaciones, ahora podemos presentarnos en otros escenarios”, puntualiza.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

nueve + 19 =