editor.

Ser valiente generalmente se relaciona con enfrentar y vencer un miedo; aunque quizá, la forma más precisa de lidiar con el miedo, sería caminar de su mano. Bajo esta inspiración, la dramaturga Maribel Carrasco creó Morritz y el pequeño Mons, una puesta en escena que aborda la forma más simple y efectiva de controlar los temores: coexistir con ellos.

“Es una obra para niños que le temen a la oscuridad, con personajes de cartón. Se trata de una niña que se llama Morritz, que va a cumplir 5 años y decide que quiere aprender a ir solita al baño en las noches; ese pasillo, que va de su habitación al baño, hace que ocurra una gran aventura”, explica Marina Boido, quien dirige el montaje.

En su trayecto, Morritz conoce a Mons, un pequeño monstruo producto de su propia imaginación. Pero ellos se hacen amigos y éste se convierte en su apoyo para enfrentar los temores de ambos, y apoyarse en el camino de ser valientes.

“Creo que los adultos no sólo no validamos los temores de los niños, sino nuestro propio miedo, y hay que superarlo haciéndolo de lado. Lo que la obra propone es que con el miedo se camina a un lado, como caminan Morritz y Mons; porque Morritz obviamente le tiene miedo al monstruo, hasta que se da cuenta de que él es tan sensible como ella”, agrega.Marina también se encarga de darle vida a estos personajes, que en 2014, con trazos simpes y coloridos de Jorge Mendoza, se trasladaron a una versión hecha con papel.

 “Por mi trabajo en la Sierra de Oaxaca, le pedí a Maribel que hiciera una adaptación de su propia obra para una sola voz y títeres de papel y que se estrenó en el Muestra de Nuevas Propuestas del Festival Internacional de Teatro de Papel 2015. La obra fue producida con un apoyo del programa Creadores Escénicos y posteriormente por Fomento y Coinversiones del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca)”, explica la directora.

Marina, quien viajó durante dos años por la Sierra Zapoteca de Oaxaca con el proyecto, sorteando condiciones climáticas y geográficas, apunta que el montaje busca que los pequeños se identifiquen con los personajes a través de sus propios temores; como el miedo a la oscuridad, que ella misma experimentó.

“En un principio yo tenía este proyecto con dos compañeros y por diversas circunstancias, se quedó en el archivo. En 2011 uno de estos dos amigos fallece y yo empecé a tener miedo de ir al baño de noche. Me daba miedo pararme de la cama e ir; y tenía 35 años. Esa situación me hizo que recordara esta obra y entonces la empecé a trabajar”, recuerda Boido.

A decir de la directora, el montaje le ha dado la oportunidad de enfrenar sus propios miedos; al tiempo que invita a la audiencia a hacer lo mismo.

“Hay que reconocer el miedo, mirarlo frente a frente. Saber que si lo miras no te va a comer y que puedes hacer las cosas a pesar del miedo, o incluso, con miedo. Porque al final, cuando no aceptas el miedo, estás rechazando una parte de ti”, finaliza Marina.

Como un extra, al finalizar las funciones de esta temporada se realizará un mini taller, en el cual los pequeños pueden dibujar sus temores, o los personajes de la obra, y así podrán enfrentarlos directamente.

MORRITZ Y EL PEQUEÑO MONS, de Maribel Carrasco. Dir. Marina Boido y Alejandro Benítez. Con Marina Boido. Mons, un monstruo producto de la imaginación de Morritz, la ayudará a enfrentar su temor de ir al baño por las noches y así evitar que moje la cama. Foro A Poco No, República de Cuba 49, Centro Histórico. Domingo, 13:00 horas. Loc. $165; descuento del 50% a estudiantes, maestros, militares, trabajadores de gobierno e Inapam. Adolescentes y adultos. Hasta el 31 de marzo. (Centro)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

1 × 5 =