Platicamos con Andrea Cristianasen, quien en su famoso personaje de la payasita Pimpolina celebra 40 años de emocionar a la audiencia con la magia del clown.Inquieta y soñadora por naturaleza, Andrea creó a Pimpolina como una segunda piel, al grado que piensa que no debe haber en el mundo muchas payasas tan tercas como ella; que lleva insistiendo tantos años en hacer reír a niños y adultos, y de paso llevarlos por un mundo de ternura y fantasía, donde las palabras sobran y los sentimientos quedan a flor de piel.

“Es muy gratificante tener una vida dedicada a este personaje, el cual ha seguido en el escenario, gracias la respuesta del público que me ha hecho continuar con esto. En el escenario toda esta búsqueda de la libertad, me encanta y creo que es uno de los ejes del personaje, y conforme yo he ido creciendo y madurando, el personaje ha madurado conmigo”, relata Andrea.Con el objetivo de celebrar este personaje, la actriz preparó una sorpresa para el público de la Ciudad de México, entidad conde culminará su gira nacional realizada durante 2018 con el espectáculo Delirium Pollum, extraña mezcla del teatro con elementos circenses con el que ha recorrido América Latina y Estados Unidos por varias décadas.

“¿Hasta cuando pienso interpretar a Pimpolina?, hasta que ella siga viva con el público, me encanta seguir en el escenario, eso es algo que se agradece, yo siento que mientras tenga la energía para seguirlo haciendo, lo haré porque me divierto más que nadie”, comenta la artista cuestionada sobre una posible separación de los escenarios.De acuerdo con Andrea, la magia del clown es otra de las anclas que mantiene unida su vida al escenario, pues este género no es nada convencional, no le gusta seguir los caminos de lo establecido por las normas, sino que busca mil maneras diferentes para hacer una cosa menos ordinaria y más imspiradora, algo que según la actriz, alimenta su espiritú de libertad.

“Yo creo que tiene que ver con el hecho de que la técniica del clown, le permite al actor una honestidad muy profunda; digo yo a prueba de balas, un estar en el presente sin pretensiones ni fingimientos, es un trabajo de mucha verdad y eso hace que afloren cosas que conectan muy bien con el público”, platica Andrea.

Partiendo de este esfuerzo creó espectáculos como Delirium Pollum, con el cual durante 2018, recorrió gran parte de la República Mexicana, mostrando la ilsión y trabajo de la payasita.

“Es una actitud de vida, de algún modo así vivo en mi cabeza, en mi cabeza imagino cosas y convierto lo que vivo en cosas diferentes, es un ejercicio permanente de la creatividad sólo que la sociedad va matando eso porque desde la escuela nos enseñan cómo debemos pensar y si lo haces diferente te regañanan”, asegura quien encarna a Pimpolina.

Cuestionada respecto a un futuro posible para el clow, Christiansen se confiesa nerviosa porque es imposible saberlo, pero lo que es diferente es que hay un auge del género en este momento si tomamos en cuenta que mientras más amargura y tristeza hay, mayor necesidad tenemos de reír, viendo el rumbo que va tomando la sociedad y creo que cada vez van a hacer más falta los clown y humoristas, llegará un momento en que nos llamen de emergencia al 911.

Mientras tanto, Andrea invita a los lectores a disfrutar de una tarde en familia y comenzar el año con buen humor compatiendo la alegria de estar vivos.

La presentación de Delirium Pollum en dos únicas funciones en el Teatro Orientacion del Centro Cultural de Bosque, ubicado en Paseo de la Reforma y Campo Marte, Paseo de la Reforma. Dos únicas funciones el próximo 26 y 27 de enero, en punto de las 12:30 horas.

La entrada es de libre acceso para todas las personas, por lo que se recomienda llegar con por lo menos 90 minutos de anticipación para asegurar su butaca en el recinto. Apto para toda la famlia. (Centro).

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

3 × cinco =