Platicamos con David Bear, director Ejecutivo de la Compañía Nacional de Danza y Demis Volpi, coreógrafo del montaje sobre esta historia de amor que tiene un gran mensaje para los pequeños.

Hablar sobre diversidad sexual es un tema complicado para los padres de familia, pues existen pocos recursos para hacerlo sin todos los tabúes que implica la educación tradicionalista.

Es por ello, Rey y Rey, adquiere una peculiar relevancia, que invita a los papás a elegir al arte, como un recurso para demostrarle a los pequeños que existen diversas posibilidades de construir una relación efectiva y que lo importante es el amor universal.¿Cómo surgió la idea de conjuntar el trabajo de Enharmonía Vocallis y la Compañía Nacional de Danza?

David Bear (DB): Es trabajo creativo del coreógrafo argentino Demis Volpi, quien ideó esta puesta en escena con base en el texto holandés, pero con la variante que toda la pista está cantada por un coro.

Demis Volpi (DV): Fue un proceso bastante complejo porque empezamos muy temprano porque hicimos un libreto musical, luego hubo que hacer arreglos, fue bastante complejo. Son 17 bailarines en escena y 10 voces más el director

¿Hubo alguna tropicalización del texto original?

DB: No, el texto es muy maravilloso, la línea es justamente la misma que en cualquier parte del mundo. Una madre cansada del trono, le presenta a su hijo varias princesas y la última princesa tiene un hermano y éste se enamora del príncipe. Ellos se casan y viven felices por siempre. No es una historia tan simple y digerible, pero sí es muy sencilla de entender.

¿Cuáles son los retos que se han enfrentado al montar esta puesta en escena?

DB: Los comentarios en redes con relación a la publicidad están atomizados, hay cosas radicales y muchas opiniones. En relación al trabajo con el CENART y el INBA no han objetado nada para llevar a este montaje a escena.

¿Por qué los padres tendrían que llevar a sus hijos a ver Rey y Rey?

DB: No sé si tendría es la palabra correcta, porque no queremos adoctrinar a nadie, pero creo que quienes quieran venir a ver este espectáculo, primero tienen que tener claro lo que van a ver la temática, el concepto y el contenido. Y a partir de ahí decidir si con lo están viendo pueden entablar un dialogo en familia.

Si alguien tiene que venir a verlo, son los padres que no saben cómo entablar este tipo de diálogos en familia, el arte siempre será una manera sencilla de poder platicar con la familia. Más allá de presentar una temática amarillista, el montaje trata a la homosexualidad desde un punto de vista natural.¿Qué es lo que esperan brindar a las familias?

DV: Quiero que la gente venga a divertirse y que espero realmente que se divierta. Creo que el espectáculo aporta bastante fantasía para poder divertirse en el momento y llevarse temas para dialogar a casa.

¿Qué se llevarán los niños cuando salgan de la sala?

Espero que se hayan divertido mucho y que asuman con tranquilidad y normalidad, lo que es amor en todos sus aspectos.

El montaje que conjunta el trabajo del coro Enharmonía Vocallis y la Compañía Nacional de Danza tomó dos meses de preparación para los artistas y tendrá una corta temporada, con la cual esperan que los niños se maravillen con este mundo fantástico que lograron crear.

Funciones viernes 3 16:00 y 18:00 horas, sábado 4 y domingo 5 de agosto 12:00 y 14:00 horas en el Teatro de las Artes del Centro Nacional de las Artes, ubicado en Avenida Churubusco 79, colonia Country Club. Locs. $80 adultos y $40 pesos niños menores de 12 años. Boletos en taquilla y al 5325-9000.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

1 × 5 =