El pato de collar (Anasplatyrhynchos) y la tortuga de orejas rojas (Trachemysscripta) se encuentran de visita en el Museo de Historia Natural y Cultura Ambiental.

Por ser los huéspedes de este mes en este recinto que está en la segunda sección de Chapultepec, se aprovecha la oportunidad para conocer la fábula de Jean de la Fontaine (1621-1695), sobre la experiencia que tuvo este quelonio al cumplir su deseo de volar, con la ayuda de los patos.Además de  saber la  moraleja de esta historia, se aprende sobre la  vida de estos animales, como es el caso del pato de collar que gracias a la facilidad con la que consiguen su sustento, se pueden observar grandes colonias de aves en los parques y por su interacción con niños y adultos son mansos y accesibles. Pero, los patos que habitan las áreas silvestres donde se les caza intensamente, pueden ser muy desconfiados y temerosos con las personas que se les acercan.

Estas aves han convertido muchas de sus conductas en rituales, un ejemplo es que los machos se enfrentan entre sí con una inclinación de cabeza y amenazan al agresor con el pico abierto o empujarlo de pecho a pecho.

Mientras que las tortugas de orejas rojas, son las que venden en los mercados de mascotas. Se dice que entre 1989 y 1997, fueron exportados a nuestro país, desde Estados Unidos y otros países, más de 52 millones de ejemplares.

Estos reptiles tienen la capacidad para adaptarse a diversos hábitats, cualidad que le da la posibilidad de vivir hasta 20 o 30 años. Aunque por desgracia cuando crecen, casi siempre, las tortugas son abandonadas en lagos o parques. En algunas naciones, incluyendo a México, las consideran invasoras, por que compiten con otras especies nativas por el alimento y el territorio para anidar.Se dice que su hogar original es América del Norte, por el rumbo de las montañas Rocallosas, donde se desarrollan entre aguas tibias, se asolean sobre troncos y rocas que están a la orilla de lagos o lagunas. Se alimentan de plantas o de animales, y los machos se diferencian de las hembras por ser más pequeños y tener la cola más larga.

Para conocer más detalles del pato y la tortuga, así como de la fábula, organízate  para visitar el Museo de Historia Natural, donde estas piezas del mes invitan a reflexionar, pero además se descubren otras especies de animales y si no hay mucha prisa, los fines de semana se puede disfrutar de los espectáculos que hay en este recinto.

Museo de Historia Natural y Cultura Ambiental Segunda Sección del Bosque de Chapultepec, abierto de martes a domingo de 10:00 a 17:00 horas. Costo $27; maestros y estudiantes con credencial vigente $12; acceso con cámara fotográfica $16 y con cámara de video $35. Visitas guiadas $9, servicio de silla de ruedas sin costo; adultos mayores, personas con discapacidad y menores de 3 años, entrada gratuita. 5515-6304 ext. 112 y 113; sedema.cdmx.gob.mx/museodehistorianatural. (Centro)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí