Los ritmos oaxaqueños son indudables portadores de una mortuoria melancolía que hace sentir alegría y tristeza, al mismo tiempo, ante la pérdida de un ser querido. Tomando esto como base, la compañía La Bomba Teatro trae de regreso a los escenarios Un banquete para el difunto Don Quijote renovando el estilo de las artes circense con el que marcó pauta.Luego de una exitosa temporada en Playa del Carmen, Quintana Roo, la puesta en escena regresa a la Ciudad de México en uno de los complejos teatrales más importantes del país: el Centro Cultural del Bosque, lo que llevó al elenco a cambiar algunos aspectos de la estructura del montaje.

“Estamos con el reto de pasar la iluminación y el guion a un espacio a la italiana; vamos a probar de qué manera puede acoplarse el formato que en un inicio fue pensado para la calle”, explicó Luis Martín Solís, director de la puesta en escena.

Aprovechando el espacio que les brinda el Teatro Julio Castillo, la compañía integró nuevos actos como el equilibrismo con platillos, del cual hace gala el nuevo integrante del montaje Cristóbal Salcedo; además de brindarle la oportunidad a los asistentes de degustar algunos de los platillos del banquete.“A lo largo de la trama vamos integrando los platillos que comía el difunto Don Quijote como Duelos y Quebrantos -que no son más que huevos con chorizo- y el público también probará Ternera Estofada, añadiendo a cada uno de los platillos su propia historia”, relató Kenia Delgadillo quien es parte del elenco.

En esta ocasión el especio permite una nueva dinámica, que hace que los primeros asistentes en entrar a la sala sean parte de los ‘deudos invitados’ al banquete, eso permite que disfruten sobre el escenario de todo el espectáculo.Respecto al tema de la oportunidad de encontrar un foro cerrado para albergar la obra que en un inicio fue pensada como teatro callejero, Luis Martín Solís se dijo agradecido, aunque con muchos retos por delante, los cuales dijo que irán resolviendo conforme se desarrolle la temporada.

“En la compañía preferimos la calle porque hay más cercanía con el público y nos permite movernos con facilidad; aunque adaptarnos a espacios como este, como actores, nos da cierta comodidad. En la calle tienes que estar a full, porque si no, nadie te ve y se va. Aquí la gente que viene paga un boleto, en la calle es estar atento a todo y a todos”, agregó Delgadillo.UN BANQUETE PARA EL DIFUNTO DON QUIJOTE, de Alejandro Román y Luis Martín Solis. Dir. Luis Martín Solis. Con Kenia Delagadillo, Judith Inda, Paola Herrera, entre otros. Entre risas, jolgorio, embriaguez, burlas e intrigas, personajes salidos del universo de Cervantes intentan ponerse de acuerdo para dar sepultura al cuerpo de Don Alonso Quijano. Los espectadores serán invitados a un banquete fúnebre donde compartirán la comida y bebida de la gastronomía cervantina, y serán sorprendidos por la aparición del mismísimo Don Quijote. Teatro Julio Castillo, Centro Cultural del Bosque, Paseo de la Reforma y Campo Marte, Chapultepec-Polanco. Sábado y Domingo, 12:30 horas. Loc. $150; descuento a estudiantes, maestros e Inapam. Hasta el 16 de diciembre. (Centro)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

18 + 4 =