Para Adrián Ladrón, actor de Güeros, y recientemente de la serie DiabloGuardián, Creonte, hermano de Yocasta, (esposa y madre de Edipo), es uno de los personajes más gozosos de su carrera.

Foto: Alberto Clavijo

En Edipo. Nadie es Ateo, el actor repite personaje, y mancuerna, con el dramaturgo y director David Gaitán, con quien trabajara en Antígona.

“David es un director y dramaturgo reconocido por adaptar clásicos”, explica el actor, “la puesta en escena es una versión libre y contemporánea muy interesante a partir de ciertos cuestionamientos”.

Foto: Alberto Clavijo

De acuerdo con Ladrón, el personaje de Creonte está dibujado entre el mito y la originalidad, de manera que acompaña al conflicto desde la perspectiva de sus aspiraciones personales; lo que da pie al hombre frío y calculador en el que se convierte en Antígona.

“Lo trabajamos a partir de las lecturas y fuimos dotándolo de sentido, carácter, matices y estamos llevando a cabo el montaje con estas pautas. En Antígoname tocó interpretar un Creonte -que ya es rey de Tebas, un dictador- pero en Edipo. Nadie es Ateo descubrí el por qué del Creonte que ya había interpretado”, relata Ladrón.

Foto: Daniel González

El montaje situado en la sala de un palacio en Tebas, metaforiza ese espacio y aborda el cuestionamiento del poder frente a lo público, en cómo se dirige Edipo al pueblo; además de su relación con Yocasta y Creonte. Para ello, Ladrón se complementa en el escenario con Raúl Briones, Carolina Politi, Diana Sedano y Ramón Morales.

“Edipo es una obra que tiene un poder muy grande y una gran complejidad. Me parece que es una obra que nos invita a cuestionarnos quiénes somos y si estamos dispuestos a aceptarnos como somos con todo lo que conlleva; de dónde venimos, cuál es nuestro pasado. Me parece muy interesante llevar a cabo una puesta en escena como esta”, añade Ladrón.

Foto: Alberto Clavijo

Para el actor ganador del Ariel por la cinta La 4ª Compañía, fue muy interesante vivir los dos montajes; y adelanta que para los afortunados espectadores que hayan visto Antígona, el paralelismo resultará interesante.

“Disfruto mucho porque hay un antes y un después; no puedo evitar pensar en el otro Creonte y en qué se va a convertir. Disfruto que el personaje se haya vuelto más completo con este proceso y que tenga una posibilidad de encontrar una nueva experiencia artística”, finaliza Ladrón.

EDIPO. NADIE ES ATEO, de David Gaitán. Basada en la tragedia de Sófocles. Dir. David Gaitán. Con Raúl Briones, Carolina Politi, Adrián Ladrón, entre otros. Plantea -a partir de una argumentación amplia y basada en la premisa formal del vértigo- una disertación a propósito del concepto de la verdad y su aplicación en contextos tanto íntimos como de política pública. Teatro El Galeón, Centro Cultural del Bosque, Paseo de la Reforma y Campo Marte, Chapultepec-Polanco. Lunes y Martes, 20:00 horas. Loc. $150. Mayores de 12 años. Hasta el 18 de junio.(Centro)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

19 − 12 =