Camille Claudel y Auguste Rodin se conocieron en París en 1883 cuando ella tenía 19 años y el famoso escultor 43. En esa época, el cuerpo y rostro de Camille invaden las obras de Rodin; fue su modelo e inspiración de obras como La donaide y Fugit Amor. A pesar de la influencia de Rodin, la obra de Camille muestra un toque personal y femenino.

Camille Claudel es también la obra escrita por Gaël Le Cornec; en la que, a través de un monólogo, Yuriria Fanjul rinde homenaje al pensamiento, vida y obra de esta mujer excepcional; una artista -según los especialistas- adelantada a su tiempo.

El trabajo de la actriz refleja su empatía con el arte, la vincula y enlaza a la escultora; Claudel y Fanjul son la misma sobre el escenario.

Fanjul, originaria de la Ciudad de México, tiene una maestría en teatro corporal basado en la técnica Jacques Lecoq, por la Universidad Naropa; y además del español domina el inglés y francés. La mayor parte de su carrera la desarrolló en el Reino Unido de 2010 a 2017. Ha trabajado en teatro, televisión y cortometrajes; es cantante, presentadora y hace doblaje de voces. Es nieta del actor y compositor Ferrusquilla, y sobrina de la actriz Angélica Aragón. El arte le corre por las venas.

La puesta en escena se bifurca en dos locuciones: la vida de Claudel, con momentos lúcidos expresándose a través de la escultura y la música; y desde la locura, evocando el infierno que vivió en un hospital psiquiátrico donde permaneció encerrada los últimos 30 años de su vida.

Sobre el escenario se manifiesta el virtuosismo de una espléndida artista: Yuriria canta en francés y español, baila, habla con el público, sueña, grita…y se convulsiona.

La escenografía es como un enorme lienzo de una pintura abstracta donde la actriz se matiza con sus tonos y texturas; también se transforma en una escultura que cobra vida desde el mármol. Es como ver el nacimiento de una obra de arte, esculpida desde nuestra imaginación.

Sin duda hay un magnífico diseño, todo está bien logrado. La iluminación es un elemento que se abraza de forma esplendida a este discurso estético y artístico.

Ver Camille Claudel es presenciar el arte por antonomasia. El escenario teatral concatena expresiones artísticas como la escultura, la pintura y la música. La obra asemeja una pintura que cobra vida; la protagonista desdobla su personalidad para mostrarse desde su interior y hablar con el espectador. “¿El arte tiene género?”, pregunta. “No se puede crear belleza sin sufrir un poco…”, reflexiona.

La dirección es de Diego Vázquez; el diseño de escenografía y vestuario son de Edyta Rzewuska; diseño de iluminación de Patricia Gutiérrez Arriaga. La temporada de Camille Claudel en el Teatro La Capilla concluye el 17 de mayo.

CAMILLE CLAUDEL, de Gaël Le Cornec. Dir. Diego Vázquez. Con Yuriria Fanjul. Un monólogo basado en la conocida historia de amor y drama de dos genios del arte: Camille Claudel y Auguste Rodin, con un final renovado y esperanzador; basado en la correspondencia de Camille Claudel y la imaginación de la autora. La Capilla, Madrid 13, Del Carmen, Coyoacán. Viernes, 20:00 horas. Loc. $250. Hasta el 17 de mayo. (Sur).

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

quince − 7 =