Dos mujeres frente a frente comparten la misma sangre; un vínculo que a pesar de unirlas de por vida, no ha logrado cesar el odio que existe entre ellas. Este resentimiento las llevará a enfrentarse durante uno de los momentos más difíciles de su vida; uno en el que, en lugar de armas, usarán las palabras para intentar destruirse…

Del dramaturgo Pascal Rambert, el responsable de Clausura del Amory Répétition, llega a México Hermanas, dirigida por Hugo Arrevillaga, y que cuenta con las actuaciones de dos actrices que se reúnen por primera vez en el escenario: Arcelia Ramírez y Fernanda Castillo.

En entrevista, Arcelia (quien escenificó previamente Clausura del Amor),compartió que lo más importante de este texto es la elocuencia con la que dota a los personajes.

“Las emociones son de una brutalidad tal; normalmente está disociada una pasión así con la razón, y estos personajes son increíbles, como los personajes de Clausura del amorque consiguen esta agudeza. Esa es la aportación del teatro de Pascal Rambert: le devuelve a la palabra esta condición de arma letal, de bisturí preciso, de bomba molotov que va hacia lo profundo del alma del otro personaje”.

En relación con su acercamiento previo a la obra del autor, la actriz afirmó que le ha brindado una especie de metodología para abordar los textos con libertad y seguridad; pero las rutas reales, las sigue marcando cada personaje.

Por su parte, Fernanda Castillo (quien regresa al teatro luego de una ausencia de casi tres años) expresó que su admiración por Arcelia le permitió tener empatía con su personaje, ya que en escena interpreta a una mujer cuyo respeto por su hermana mayor la lleva a querer imitar sus pasos.

También, reconoció que éste ha sido el papel más retador de su carrera, pues se trata de un texto muy complejo de descifrar, en el cual en todo momento debe estar a la embestida de su coprotagonista, a la par de que se tocan fibras muy profundas en cada uno de los diálogos.

La intérprete destacó además que considera Hermanas como un espejo de la sociedad en la que vivimos.

“Así como ellas dos vienen a reconocer su pasado y a reconocerse ellas mismas, creo que esto puede resonar mucho si no somos capaces con nuestra propia sangre de ser empáticos y compasivos. Cómo nos podemos imaginar que nos vamos a relacionar con los otros, que vamos a ser tolerantes y respetuosos ante los otros. Todo parte de cómo nos forman nuestros padres, y eso nos invita a decir cómo estamos formando a las nuevas generaciones y qué información les estamos dando para que se conviertan en ciudadanos más empáticos en el futuro”, concluyó.

 HERMANAS. De Pascal Rambert. Dir. Hugo Arrevillaga. Con Arcelia Ramírez y Fernanda Castillo. Dos hermanas de sangre se reencuentran; hace tiempo que no cruzaban palabra, hasta ahora que su madre acaba de morir. No será una apacible charla para ponerse al día, sino una batalla encarnizada en el territorio de la memoria. Teatro Milán, Lucerna 64, Juárez. Martes, 20:45 horas. Loc. $400 y $500. Adolescentes y adultos. Hasta el 9 de julio. (Centro)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

20 − cinco =