Todas las familias tienen sus peculiaridades, y sus ‘locuras’: nunca falta la tía incómoda, famosa por sus comentarios fuera de lugar o el primo adolescente que causa dolores de cabeza a los demás. Pero, ¿qué sucede cuando uno de los integrantes padece una enfermedad mental verdadera?

Con un elenco encabezado por Susana Zabaleta, el director Diego del Río presenta Casi Normales, obra que el dramaturgo Brian Yorkey pasó 11 años escribiendo y que se enfoca en Diana, una madre de familia que padece trastorno bipolar.

Susana Zabaleta (quien encarna a Diana) confesó que este papel representó un gran reto para ella, pues la hizo revivir el abismo por el que atravesó cuando sufrió depresión, años atrás.

“Es la obra que más miedo me ha dado, le conté mi historia a Diego, y me pidió que confiara en él. Yo sí sé el horror por el que pasa Diana, y es un lugar al que ustedes no quieren llegar. Tuve el horror de haber probado cinco diferentes pastillas después de una depresión; no le daban, no le atinaban. Es como el túnel del tiempo, hasta que por fin dieron con la medicina, yo abrí mi cortina y dije ‘wow, voy a volver’.

Adelantó que la obra se adentra en el corazón de una familia y en todo lo que se genera alrededor de una persona con un padecimiento mental.

La soprano también señaló que espera poder sensibilizar al público con respecto a estos temas, ya que suele ser mal visto hablar de ellos.

“Son muchas cosas que las demás personas no entienden y te juzgan; es muy complicado. Yo tengo la disposición de hacer buen teatro y de mostrarle a la gente que todos estamos en esa cuerda floja y que a veces nos caemos de esa cuerda donde todos nos dicen que debemos de ser perfectos. A veces te desesperas y te hartas, y ya eres ‘loco’, pero con un director como Diego puede llegar a ser una terapia.

“Con Diego hemos llegado a través de pláticas y trabajo de mesa, para saber hasta dónde se puede manejar Diana hacia ese túnel sin quedarse ahí”, señaló.

Por su parte, Del Río compartió que se ha asesorado con médicos y psiquiatras para darle más realismo al guión, y abundó en lo difícil que suele ser hablar acerca de estos temas, y cómo este texto facilitará ponerlos sobre la mesa.“El tono es bastante crudo y realista, el humor es ácido e irónico; pero porque el personaje central tiene esta manera negra de ver esta realidad y de reírse de sí misma o de las dinámicas que se sostiene esta familia. Están intentando sobrevivir desde su lugar, desde su espacio. Con las herramientas que tienen van tratando de sortear esta situación. Es bastante real lo que sucede, los personajes están muy bien construidos desde el texto.

“La obra también explora la psiquiatría moderna y los tratamientos frente a esos trastornos, cómo se tratan el tema de los fármacos, el tema de las pastillas y de los diferentes tratamientos que ayudan y afectan el cerebro”, añadió el también director de Rent.

Y otro elemento que distinguirá a este montaje, es la música.

“La música entra en un espacio donde la expresión de los mundos internos ya no alcanza la palabra de los personajes. Nos da miedo porque duele; pero no entendemos que si no pasamos por ahí, tampoco sanamos”, finalizó el director.

Casi normales se presentará a partir del 31 de enero de 2019 en el Teatro Aldama con funciones de viernes a domingo.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

cinco × dos =