La dolorosa confesión del último sobreviviente de una guerra civil abre el espacio para hablar de lo que vivió; de cómo poco a poco se vio cegado por una guerra, una hecatombe que lo llevó de ser una víctima, a un verdugo.

Esto plantea el escritor libanés Adel Hakim en Ejecutor 14, obra que David Psalmon retomó hace año y medio para reponer el montaje de la mano del actor Osvaldo Sánchez, quien conocía el texto desde hace un par de décadas.

“Con este montaje celebro 25 años de carrera profesional. Fue hace 20 años, cuando empecé a hacer teatro, que conocí el texto. Leí el libro de ediciones El Milagro y desde entonces esa obra me marcó; creo que es una de las tragedias contemporáneas más poderosas de esta mitad de siglo”, relata Sánchez.

De acuerdo con el protagonista de este monólogo, el texto aborda un tema clave para todas las sociedades en el mundo: el origen de la violencia en el hogar.

“En el seno familiar crece la ola de violencia, y si es apoyada por una educación pobre en cuestión espiritual, científica y humana, termina pasando lo que vemos hoy: una especie de guerra silenciosa con la que estamos familiarizados. México es el segundo país más violento en el mundo, después de Siria. Las cifras son preocupantes, y lo vemos normal”, asegura el histrión.

Sin embargo, en Ejecutor 14 el actor ha encontrado un llamado a la humanidad para observarse desde dentro, para reconocer dónde comienza la violencia y cómo se está ejerciendo… Y donde surge la guerra, el mayor afectado es uno mismo.

“El acto teatral termina siendo un acto de redención que busca encontrar la paz con el público. Lejos de ser una obra que habla sobre la guerra, termina siendo un ensayo sobre el origen de la violencia, y que también habla sobre el amor”, añade el histrión.

Ejecutor 14 pretende convertirse en un texto abierto a la interpretación de cada persona, pues según Sánchez, es imposible desligarlo del contexto personal.

“Yo soy sonorense y el contexto en el que vivimos me remite a la guerra contra el narcotráfico y los cárteles, es un pequeño guiño de dirección. Incluso comenzamos nuestra temporada en zonas que han sido golpeadas por la violencia para poder tener esa otra visión. Normalmente vemos la guerra como algo lejano y el teatro nos permite adentrarnos al alma de un ser y ver lo que tenemos que hacer para no llegar a eso”, agrega.

Otro elemento clave dentro del montaje es el diseño sonoro de Miguel Hidalgo Valdez, ganador de un Ariel por la cinta Amores Perros,y la escenografía de Ana Patricia Yáñez.

“Es un diseño sonoro tan afortunado que se olvida de retratar la guerra en sí; es decir, nunca escuchamos un sonido bélico. Miguel es sabio, la música acompaña y penetra en el alma del personaje. La escenografía se concentra en una mesa, el único elemento escenográfico que termina siendo todo; el universo de esta hecatombe y lo que quedó de la humanidad. Es algo que termina siendo muy poderoso”, finaliza Sánchez.

EJECUTOR 14, de Adel Hakim. Dir. David Psalmon. Con Osvaldo Sánchez. Un viaje hacia el paisaje interior del último sobreviviente de una guerra civil. Un hombre común, frágil e inocente, vuelto verdugo. Alguien que ha perdido los últimos rastros de lo que lo hacía humano. La Teatrería, Tabasco 152, Roma norte. Viernes, 21:00; sábado y domingo, 19:00 horas. Loc. $200. Hasta el 1 de septiembre. (Centro)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

6 + catorce =