Hay varias razones para ver la nueva versión mexicana de El Beso de la Mujer Araña; la principal: tener la oportunidad de conocer, y escuchar, la voz de Jorge Gallegos, uno de los protagonistas.Jorge ha participado en varias telenovelas y en obras como Gélidas Caricias y La Subasta, pero por alguna razón -que no me explico- nunca antes había protagonizado un musical. Qué maravilla que ahora se le dé la oportunidad.

El actor que en esta nueva propuesta da vida a ‘Valentín’; tiene presencia, una poderosa voz, un cuerpo perfectamente trabajado y toda la energía que necesita el personaje; un hombre que es impresionado en el contexto de la dictadura militar argentina.

Y es que la historia que se presenta actualmente en el Teatro Hidalgo, tiene lugar dentro de una prisión, donde Valentín (Gallegos), un hombre encarcelado por cometer actos en contra del gobierno, es colocado como compañero de celda de Molina (Rogelio Suárez); un decorador abiertamente homosexual.La historia -cuyo libreto hizo Terrence McNally basado en la novela homónima de Manuel Puig (publicada en 1976)- fue llevada previamente al cine en 1985 por el director Héctor Babenco y los actores Sônia Braga, William Hurt y Raúl Juliá.

Como obra musical estrenó en Nueva York en 1990, pero obtuvo malas críticas. Dos años después se le hicieron modificaciones y se presentó en Toronto y en 1992 en el West End de Londres, para finalmente llegar a Broadway en 1993; donde logró siete Tonys y 904 representaciones.

Probablemente uno de los elementos que hacen a este un texto tan poderoso, es la entrañable relación de los dos protagonistas: Molina y Valentín.Molina es un hombre completamente entrañable; es un orgulloso homosexual que se dedicaba a armar aparadores hasta que fue aprendido, y encarcelado, por una relación con un menor. Como su intérprete, Suárez (a quien siempre recordaremos como ‘Chakas’ de Hoy No me Puedo Levantar), realiza una extraordinaria labor mostrando a un hombre sumamente sentimental -pero divertido-, que por momentos nos hace reír, por otros llorar y sobre todo reflexionar.

Al inicio de la obra, su dinámica con Valentín es ríspida; pues él -como la gran mayoría de los hombres en ese lugar-, es homofóbico, casi no le dirige la palabra y hasta dibuja una línea imaginaria para que no se le ocurra cruzar hacia su lado de la celda. Molina lo toma con compostura y más bien se dedica, con paciencia, a demostrarle que aunque estén encerrados, existe una manera de escapar de ahí: con la imaginación.

Es justo en esa imaginación en la que vive la actriz favorita de Molina: Aurora (Chantal Andere), quien -como en sus películas- recrea vistosos números con bailarines, llamativos vestuarios y alentadoras letras, que hacen que ambos se olviden un momento de su sombría realidad.

Aunque aún puede trabajar su voz, Chantal tiene una gran presencia en el escenario; ilumina cada cuadro y luce un hermoso cuerpo en los espectaculares vestuarios confeccionados por Eugenio Alzás. Sus solos vestidos podrían ser otra de las razones para ver esta obra.

También habría que destacar la labor de Olivia Bucio, que actualmente da vida a la divertida ‘Catalina’ de Mi Marido tiene Más Familia y quien tiene más de 35 años de trayectoria en comedia musical. Es un deleite tenerla de vuelta en un escenario.

Coordinando todo está Miguel Septién, el director que nos maravillara el año pasado con Urinetown y que con esta producción se une a las ‘grandes ligas’ del teatro musical mexicano. A juzgar por este trabajo, tendrá una larga carrera en los escenarios…

En un mundo en el que a veces la realidad nos rebasa, nos limita, o nos atrapa como en una telaraña; El Beso de la Mujer Araña es un hermoso recordatorio de que nuestra imaginación puede hacer más de lo que creemos; que no debemos dejar que nada ni nadie nos limite, y el enorme valor, y poder, de la amistad.EL BESO DE LA MUJER ARAÑA, de Terrence Mcnallay, basado en la novela de Manuel Puig. Dir. Miguel Septién. Con Chantal Andere, Olivia Bucio, Crisanta Gómez, Luis Gatica, Rogelio Suárez, entre otros. Dentro de una prisión, Valentín, un joven encarcelado por cometer actos en contra del gobierno, es colocado como compañero de celda de Molina; un decorador abiertamente homosexual. Mientras su relación avanza y su amistad se consolida, Molina le comparte su manera favorita de lidiar con la áspera realidad: escapar hacia las fantasías de su actriz favorita: Aurora. Teatro Hidalgo, avenida Hidalgo 23, Centro Histórico. Viernes, 20:30; sábado, 17:30 y 20:30; domingo, 17:00 y 20:00 horas. Locs. $450 a $1000. Adolescentes y adultos. (Centro).

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

dos × 1 =