En la vida, un simple descuido o la impulsividad nos pueden llevar a `meter la pata´; pero cuando esto ocurre en Katsumi y el Dragón, se podría además terminar con un legado de miles de años…

Pensando en ello, la Compañía Raíces Tejidas, de la mano de Teatro UNAM, presentan un montaje que retoma dos temas fundamentales en la educación de los pequeños: cómo enseñarles a tomar responsabilidad por sus malos actos y la capacidad de enfrentar los temores y resarcir el daño.

Además, en esta historia los asistentes podrán conocer no sólo la belleza y elegancia de las costumbres japonesas; sino también descubrir la importancia de valores como el respeto, la valentía, la perseverancia, o el orden; cualidades indispensables en quien pretende convertirse en un samurái.

La trama aborda la historia de Katsumi, una traviesa y poco cuidadosa aprendiz de samurái; quien tras sufrir una vergonzosa derrota que pone en peligro el equilibrio en su mundo, decide emprender una travesía junto a su amigo El Dragón para recuperar lo perdido. En el camino no sólo tendrá que enfrentarse con un temible enemigo -quien la acecha sigilosamente- sino también a sus propias limitaciones; que constantemente la atormentan para impedirle ser quien es.

Bajo la dirección de Andrea Salgado y con ayuda del Programa de Incubadoras de Grupos Teatrales UNAM-CLDyT 2018, este montaje se vale de los colores, sonidos y una técnica que muestra títeres y diversos elementos gráficos, para darle vida a una colorida historia; apta sobre todo para mayores de 7 años (pues la obra no incluye una sola palabra).

Vale resaltar el trabajo escénico de Dafne Itzamná Fuentes, Nydia Parra, Mario Esteban Martínez y Pablo Saldaña, quienes, mediante el lenguaje corporal, brindan un excelente soporte a la historia, que mantiene pendientes a chicos y grandes.

Además, debemos añadir que los asistentes a la obra tendrán la oportunidad de realizar un breve taller de origami, donde aprenderán a crear una de las figuras más emblemáticas de este arte oriental: una grulla.KATSUMI Y EL DRAGÓN, Montaje que retoma las costumbres japonesas para mostrarles a los pequeños la importancia de los valores: el respeto, valentía, perseverancia, orden, etc. Todo mediante las aventuras de una pequeña niña, nieta de un Samurai, que ha perdido un instrumento que daba paz a su pueblo. Con técnicas de teatro sin palabras, títeres, teatro físico, danza, batalla escénica y artes marciales, esta obra demuestra que la palabra no es necesaria para contar una historia. Centro Cultural Universitario, Foro Sor Juana Inés de la Cruz, Insurgentes Sur 3000, CU. Sábado y domingo, 12:00 horas. Entrada gratuita, cupo limitado. Hasta 27 de enero. (Sur)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

ocho + uno =