En 1921, Karel Čapek y Josef Čapek escribieron El juego de los insectos, una obra que realiza una crítica al género humano, representando a cada sector de la sociedad como insectos. Verónica Musalem se dio a la tarea de adaptar este texto a una ópera de cinco actos, cuyo estreno fue en 2009 –y este fin de semana regresa al Palacio de Bellas Artes–.En conferencia de prensa, la dramaturga señaló que fue una gran aventura escribir el libreto al lado del maestro Federico Ibarra (encargado de la musicalización).

“Es una obra en la que uno se ve ahí; cuando empecé a escribir era rescatar la parte humana de los insectos. Es una obra muy social que confronta. Fue una aventura de aprendizaje, de crear el texto de la mano del compositor. Traté de hacer más una farsa, donde la explosión de los personajes fuera más una caricatura,los humanizara”.En esta ocasión el rol principal corre a cargo de Joaquín Cosío, quien se encarga de interpretar a un vagabundo desilusionado de los seres humanos. A pesar de ello, no va a cantar, ya que su personaje está encargado de narrar la historia.El actor reconoció que estuvo a punto de rechazar el papel porque no estaba seguro que podría aportar algo a un proyecto como éste, pero haber sido convocado por el director de escena Claudio Valdés Kuri lo llevó a aceptar.
“Estoy más que contento, respeto mucho a Claudio. Me entusiasmó, pero cuando me empezó a platicar en qué consistía estuve tentado a mentirle y decirle que sabía leer partituras y elementos sobre música, cuando no es así. Pero terminé por decir la verdad y ellos me aceptaron a pesar de las limitaciones.“Agradezco mucho que hayan visto en mí los dotes de actor, y no de cantante. Ha sido un camino de mucha incertidumbre, pero también de fascinación absoluta. Cuando veo a mis compañeros más jóvenes que comienzan a cantar con esa potencia es sorprendente, no han dejado de asombrarme”, compartió el actor que el año pasado protagonizara La desobediencia de Marte.Al cuestionarlo sobre cómo reaccionaría el vagabundo ante la situación del México actual, el intérprete de “El Cochiloco” comentó que éste continuaría en su errancia y su búsqueda de algo que le diera una esperanza para sobrellevar el dolor de vivir en un país herido.EL JUEGO DE LOS INSECTOS, Ópera en dos actos con música de Federico Ibarra y libreto de Verónica Musalem, basada en la obra homónima de teatro de Karel Čapek y Josef Čapek. Director concertador: Guido Maria Guida. Director de escena: Claudio Valdés Kuri. Director huésped del coro: Alfredo Domínguez. Con Joaquín Cosío, Penélope Luna, Rodrigo Garcíarroyo, entre otros. Orquesta y Coro del Teatro de Bellas Artes. Una crítica social a través de la incursión del viajero, personaje desencantado del mundo humano, al prometedor universo de la vida de los insectos; a la postre, igual de absurdo y cruel. Esta obra -que tendrá su estreno mundial con orquesta-, constituye la ópera más ambiciosa del compositor. Domingos 3 y 10, 17:00 horas; jueves 7 y martes 12, 20:00 Sala Principal. Palacio de Bellas Artes. (Centro)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí