En 1971, Stanley Kubrick revolucionó al cine con una película que, hasta la fecha, continúa siendo uno de los títulos obligados para todo amante del séptimo arte: La Naranja Mecánica. Esta se enfoca en las vivencias de Alex DeLarge, un joven adicto a la violencia que, una vez encerrado en prisión, es obligado a pasar por un tratamiento que lo obliga a revertir su conducta.

La adaptación teatral -que ya se ha presentado con éxito en Londres y Buenos Aires-, llega por primera vez al teatro mexicano bajo la dirección del argentino Manuel González Gil. De acuerdo con el director, esta versión está pensada para jóvenes y al igual que la cinta, estará cargada de simbolismos.

“Creo que La Naranja es más que violencia” explica González, “aunque vive en un mundo de violencia, lo voy a minimizar al hecho dramático; tenemos la violación a la esposa del escritor en las primeras escenas, tenemos la tortura que sufre Alex en este proceso del método Ludovico.

“Lo más violento transita como sociedad, como vivimos; transita en el estado en el que nos hacen vivir, la violencia está en la inseguridad que provoca esa violencia”.Para el también responsable de obras como Los Mosqueteros del Rey y Made in Mexico, el teatro ofrece una cercanía que no tiene la pantalla grande.

“El teatro tiene una posibilidad impresionante para transmitir los hechos de violencia: tenerlos en vivo. Acá te lo transmite la persona, la proximidad, la verdad que te da la persona, y que no te da el cine”.

Además de una escenografía diseñada especialmente para el montaje mexicano, la propuesta cuenta con música original de Martin Bianchedi (que ha trabajado con Gil desde hace más de 40 años). Éste tomó como base temas de Ludwig Van Beethoven -que son parte de la historia-, y los conformó en una especie de ópera donde cada movimiento va acorde con las melodías.

El papel de Alex corre a cargo del argentino Leo Deluglio, quien reconoció ser ferviente admirador de la obra de Kubrick, aunque está consciente de que ésta es una propuesta distinta.

“Es inevitable querer compararse o ver la película para ver cómo el actor hubiera hecho tal cosa que aquí es diferente. Pero después me di cuenta que eso no me funcionaba para nada y que la búsqueda es personal, y tiene mucho que ver con la confianza que se tiene uno y a sus compañeros”.

Si bien el actor vio la película muy joven, para preparar su personaje procuró enfocarse en el trasfondo de la historia; además de que contó con el apoyo del resto de sus compañeros.

“Son ellos los que me alimentan para estimularme, para gritar, para salir corriendo; para hacer esas cosas que son cansadas que hace Alex”, finalizó.

Por su parte, Carlos Fonseca (que alterna distintos papeles masculinos a lo largo de la obra) resaltó que lo más complejo de presentar este texto en teatro, es el trabajo físico, pues las escenas de golpes y violencia requieren de una gran agilidad, fuerza y coordinación.

“Es muy exigente porque hay muchas escenas de violencia, hay que estar muy presentes todo el tiempo y muy fuertes para que esto suceda. El hecho de venir a ensayar y tener la conciencia corporal de lo que vamos a hacer nos ha ayudado, pero afortunadamente creo que todos estamos bien entrenados físicamente”.NARANJA MECÁNICA, basada en la novela de Anthony Burgess. Con Leo Deluglio, Carlos Fonseca, Florencia de Blauve, Erik Díaz, Alfredo Gatica, Kevin Holt, entre otros. Después de haber cometido innumerables y aberrantes delitos con su banda denominada “Los drugos”, Alex es sometido al “Método Ludovico”; un experimento implementado por el Estado que le impedirá volver a ser violento. Teatro SOGEM “Wilberto Cantón, José María Velasco 59, San José Insurgentes. Jueves, 20:30; viernes; 19:00 y 21:00; sábado, 18:00 y 20:00; domingo, 17:30 y 19:30 horas. Locs. $450 a $900. Hasta el 31 de mayo. (Sur)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

3 × tres =