En el año 2005 Adrián Vásquez crea la Compañía los tristes tigres y al respecto, en entrevista, comenta que para él y la gente que la conforma – es un logro porque este año cumplen 15, y les llena de orgullo ver que tienen más de 10 obras para poner en cartelera y que 8 de ellas estarán en un espacio tan importante como el Foro Shakespeare “les digo a los chicos que eso significa que hemos estado haciendo bien nuestro trabajo porque es un espacio legendario el que nos considera”.

Son 15 años, Adrián y me gustaría saber ¿qué sucedía en el año en el que se creó la compañía?, ¿cómo nace este gran proyecto?
Fíjate que es una pregunta constante en los diferentes espacios en los que nos enfrentamos y tiene que ver con una decisión personal e íntima de dedicarnos al teatro como una vocación de vida, creo que tenemos claro eso, vamos a hacer teatro sin importar las circunstancias económicas, no importando si tenemos o no un apoyo institucional, sabemos que lo que queremos hacer es contar una historia y contarla de la manera en la que a nosotros nos interesa contarla, si ahí se sube alguien a apoyarnos, si logramos tener algún tipo de financiamiento, bueno, pero si no, nosotros lo vamos a hacer.

En el 2005 yo todavía era estudiante de la Universidad Veracruzana y un compañero se acercó a proponerme que hiciera 2 escenas que ya había presentado en una clase dentro de la licenciatura, pero que aumentara el tiempo de anécdota y las presentara como dos espectáculos unipersonales. Se trata de Los días de Carlitos y No fue precisamente Bernardette.

Justo me parece que abordas un punto muy importante que ha caracterizado a tu compañía a través del tiempo y es la gran apuesta a las grandes actuaciones en lugar de apostar a una producción escenográfica amplia, ¿cierto?
Sí, creo que tiene que ver con nuestra formación, finalmente en la carrera descubrí a un autor como Peter Brooke que todo lo que escribe a mí me resuena fuertemente. Me doy cuenta que el teatro que a mí me gusta ver es aquel en el que los actores están comprometidos al 100 en hacernos creer que aquello que dicen que vivieron o que viven, realmente les ocurre; entonces con esta formación siempre me pregunté de qué manera mantener a los actores en un espacio vacío habitando el todo, que es lo que al teatro lo hace teatro.

Peter Brook es una de las grandes influencias dentro de la compañía, ¿reconoces alguna otra?
Sí, creo que tenemos algunas que nos tocan de primera mano y que fueron nuestros maestros como Martín Zapata, Carlos Converso, Adriana Duch, Boris Schoemann, Hugo Arrevillaga, Alberto Lomnitz, Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio, que son personas que nos hacen ver el teatro desde otros ojos.

Además, es genial que las referencias no sólo sean internacionales, sino nacionales
Sí estos que te mencioné los tengo de primera mano porque han sido mis maestros, he trabajado con ellos, he convivido con ellos, les he aprendido de manera directa; entonces creo que eso permea tu trabajo y hace integrar a tu trabajo nociones que ya has podido corroborar.

A lo largo de todo este tiempo, cuéntanos, ¿qué anécdota es la más linda de toda tu trayectoria?
Te cuento una que es muy bonita, a nosotros nos invitan a la Muestra de La Joven Dramaturgia con Los días de Carlitos, debo confesar que aunque escribo mis propias obras de teatro no me considero dramaturgo; respeto a los dramaturgos y creo que ellos tienen una noción del tiempo y el espacio y la dialogicidad que yo no tengo […], entonces… nos invitan a una muestra de dramaturgia, iba muy nervioso porque sabía que al final de las presentaciones todo el mundo le tiraba a todo el mundo, ya habíamos estado en ocasiones anteriores en ese festival.

Total que nos presentamos. Nosotros íbamos con una apuesta a lo actoral, pero el festival a lo que le apuesta es a la dramaturgia, entonces algo que yo le decía a la chica que en ese momento era mi asistente, era que al final iba a haber un “desmontaje” en el que todo mundo va a hablar de nuestra obra, “tú no te lo tomes tan en serio, seguramente nos va a ir muy jodido, pero porque lo nuestro es la actuación no la dramaturgia, estamos buscando desde las letras si no desde el espacio, bla, bla, bla”.

Obra Los Días de Carlitos
Obra Los Días de Carlitos

Pues resulta que nos presentamos a la par de los grandes dramaturgos del país, o sea estaba ahí Luis Santillán, Alejandro Ricaño, Mariana Hartasánchez, Enrique Olmos, dramaturgos potentes y… tu servidor.

Y bueno, al primer minuto la gente empieza a sonreír y aquello se vuelve una función de hora y media en donde la gente está riendo todo el tiempo, conmoviéndose al final y la crítica, todas, todas son muy buenas, nos va de maravilla y la gente aplaude la dramaturgia y la dirección y todo.

Lo lindo es que al final mi asistente corre al camerino y se pone a hablar por teléfono con su mamá y con lágrimas le dice: “Mamá, triunfamos, triunfamos” a mí me pareció algo muy, muy bonito, porque mi asistente que iba más temerosa que yo de que nos iban a deshacer y ver a alguien que se puso tan fuerte la camiseta y que celebraba ese logro de la obra en la que yo escribo, dirijo y actúo. A partir de ahí nos invitaron a la Muestra Nacional de Teatro, personas nos escribieron directamente para presentarla en sus Estados, eso creo que catapultó el trabajo de la compañía a nivel nacional.

¿En qué año fue esto?
En el 2008, después de esa muestra por lo menos 5 o 6 Estados nos llevaron a sus respectivas ciudades porque la compañía se fundó en el 2005 en Jalapa y fue hasta el 2011 que cambiamos la residencia a la Ciudad de México.

¿Qué le tienes que decir a las nuevas generaciones, a esos que les cuesta trabajo creer porque es complicado dar ese paso?
Les diría que no se detengan, que hagan teatro sin importar qué, no importando si lo tienen que presentar en su casa, si lo tienen que presentar primero a sus amigos, que hagan teatro, que no hay nada que imposibilite hacer teatro.

Tienen lo más valioso e importante que el teatro necesita, su cuerpo; digo yo le hablaría a los actores, que es mi formación, a partir de la actoralidad que desarrollo las otras partes del teatro, pero lo que les diría es “háganlo”, si tienen una idea desarróllenla, ahora, esfuércense, den de ustedes constantemente el mejor trabajo para que surja la mejor versión de aquello que quieren decir, pero que lo hagan, no hay nada que los imposibilite.

Y cuéntanos, ¿cómo vamos a festejar estos 15 años?
Lo vamos a hacer en el Foro Shakespeare, queríamos poner todas las obras de la compañía, pero por cuestiones de tiempo, de que hay personas que están triunfando en el extranjero, […] logramos poner 8 de las 12 o 13 obras que la compañía tiene del 21 de febrero al 30 de marzo en horario estelar, en el teatro principal, […] como Wenses y Lala […] entonces la manera de festejar será con la reapertura del Foro Shakespeare [con quienes] vamos a lanzar un combo en el cual pueden ver todas las obras por $1,000 pesos.

Eso le va a gustar muchísimo a la gente, es un costo de $120 la entrada.
Así es, justo $120 pesos por cada obra, así que creo que les puede gustar, además no está personalizado el combo, entonces se pueden intercambiar con otros asistentes o transferir las entradas.

Y así, con gran satisfacción Adrián Vázquez celebrará 15 años de una gran y próspera compañía mexicana, Los tristes tigres.

Consulta nuestra cartelera para las obras de los tristes tigres aquí

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

3 × tres =