Con un diseño del espacio con referencias a “Shakespeare in the Park” en Nueva York, al Globe Theatre de Londres y al Pop-up Globe de Auckland, Nueva Zelanda, llegará por primera vez a México Shakespeare, teatro en el parque.

Este proyecto, una iniciativa presentada por HSBC con apoyo de la Secretaría de Cultura Federal a través del Instituto Nacional de Bellas Artes, la coordinación Nacional de Teatro y el sistema de teatros de la CDMX, se presentará en la explanada del Museo Tamayo durante los meses de abril y mayo.

El concepto busca invitar a las personas a disfrutar del teatro tal y como se hacía en la época de Isabel I de Inglaterra, cuando las obras se presentaban en los meses más cálidos del año y se aprovechaban las primeras horas de la tarde para que la luz del sol iluminara de forma natural el escenario.Los organizadores mencionaron que el proceso de selección de textos fue con obras ya producidas, pero que uno de los objetivos a mediano plazo es la creación de una compañía propia como ocurre con “Shakespeare in the Park”.

En esta primera temporada, Teatro en el parque ofrecerá montajes dirigidos por Mauricio García Lozano, Adrián Vázquez, Juan Carrillo, Andrés Carreño, Alonso Íñiguez, Eduardo Castañeda y Fausto Ramírez; cuyas obras están inspiradas en las creaciones de Shakespeare.

En la conferencia estuvieron presentes dos de los siete directores, uno de ellos Carrillo, del colectivo “los Colochos teatro” que presentará Mendoza, una adaptación de Macbeth situada en un contexto revolucionario mexicano y que en palabras del director nació de un proceso de investigación, de un laboratorio que consistió en llevar los ensayos a casas particulares (de gente que preferentemente no tuviera relación con el teatro).

“Es un proyecto que tiene una particularidad muy cercana con el espectador por sus génesis, hemos estado en siete países, en varios festivales y coloquios.”

“Creo que en México se hace muy buen teatro porque parte de una necesidad y eso nos acerca a los clásicos. Desde la experiencia humana, acercarnos a la esencia, darle al espectador a Shakespeare de tú a tú hoy en día me parece necesario”, señaló Carrillo.

A la par, Íñiguez, director de Romeo y Julieta de bolsillo, dijo que abordar un texto de Shakespeare no es tarea sencilla y menos Romeo y Julieta, su historia más conocida.

“Lo que plantea este texto, que me parece muy divertido, es a dos actores que representan a dos profesores que darán una clase magistral sobre Shakespeare, y terminan en una discusión sobre si Romeo y Julieta termina bien o mal; si es un final feliz o triste. Al no ponerse de acuerdo, tienen que empezar a actuar la obra, y sólo ellos dos hacen a todos los personajes ¡y se vuelve una locura! Es una farsa que logra un acercamiento de manera muy divertida para jóvenes y niños”, apuntó Íñiguez.

La selección de obras la completan: Algo de un tal Shakespeare (Dir. Adrián Vázquez); Macbeth (Dir. Mauricio García Lozano), ¿Qué con Quique Quinto? ( Dir. Andrés Carreño), La sombra del Bardo ( Dir. Eduardo Castañeda) y Yo tenía un Ricardo, hasta que un Ricardo lo mató (Dir. Fausto Ramírez).El diseñador Adrián Martínez señaló que el teatro tendrá un diámetro de 22 metros, además de que la idea del diseño busca respetar la forma en la que se hacía teatro en la época de Shakespeare, pero con el propósito de que sea contemporáneo sin buscar que sea una reproducción o una réplica.

Al estar fuera del Museo Tamayo, se buscará crear una instalación que tenga un juego de transparencias que dialogarán bien con las piezas que están afuera del museo. El interior es bastante similar a un teatro Isabelino –de tres frentes con dos niveles–, por lo que tanto la audiencia que esté de pie en la parte de abajo, como quienes estén sentados, tendrán cercanía con el escenario.

Se espera que el tiempo de montaje sea de dos semanas; una semana y media para montar la estructura y el resto para el recubrimiento del teatro. Se tendrá un aforo de aproximadamente 500 personas.

Previo a la presentación de las obras, se harán visitas guiadas para involucrar a los asistentes con el espacio, estas visitas podrán ser adquiridas en Ticketmaster. También se llevarán a cabo funciones especiales con intérpretes de lenguaje de señas en determinadas presentaciones durante la temporada.

Como parte de las actividades, habrá una convocatoria pública para invitar a artistas emergentes a presentar artes escénicas inspiradas en el dramaturgo francés Antonin Artaud, los días 11, 18 y 25 de mayo y el 1 de Junio. Además, el festival de gastronomía gourmet “Comilona” llevará food trucks a la explanada del Museo Tamayo el 7 y 8 de abril.

Shakespeare: teatro en el parque tendrá los siguientes costos: Zona A: $600 Zona B: $400 Zona C: $300 Paquete Shakespeare: $750 (boleto zona A, playera y tour guiado). Paquete HSBC Premier: $2000 (dos boletos VIP en zona A, dos playeras, tour guiado y vino). Los puntos de venta son Ticketmaster, taquilla del teatro y en la página oficial de Teatro en el parque. Para el patio general, la entrada será gratuita (entre 200 y 220 personas por función). Para la obtención de los boletos gratuitos hay que ingresar a www.teatroenelparque.mx/ a partir del 28 de marzo.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí