Platicamos con Yekaterina Kiev, Juan Frese, Claudio Herrera, Herson Andrade y Christian Ahumada sobre lo que implica tener El privilegio de mandar

Los mexicanos tenemos un particular sentido del humor que nos lleva a reírnos de nuestra realidad; por ello, El Privilegio de mandar saltó de la pantalla al escenario teatral para hacer reír en uno de los espectáculos más divertidos que se pueden ver en la víspera de los próximos comicios electorales.Nos adentramos al corazón del Centro Cultural I, para platicar con estos divertidos personajes sobre su propia visión al hacer comedia de un tema tan serio como el futuro de todos los mexicanos…

Sobre el aprendizaje que ha traído su personaje, Yekaterina confesó que, siendo una mujer muy espiritual, ha aprendido a ver la parte humana de Margarita Zavala.En tanto, para el comediante Juan Frese, quien demuestra un alto grado de mimetismo con el personaje de Ricardo Anaya -hasta en el tono de voz que ocupa habitualmente-, confesó que se ha identificado con este candidato en que no necesita edad para hacer las cosas que uno quiere; y demostrar que, en la vida, cuando se quiere, se puede.

Claudio Herrera, también co-escritor del programa de televisión, bromeó respecto a que la principal enseñanza que le ha dejado José Antonio Meade; es decir: ¡no hombre, unos genios! y “pérame”.

Para Herson Andrade, quien interpreta a Donald Trump, tanto en la TV como en el montaje, el controversial personaje lo ha llevado a experimentar la interacción con el público al máximo.“En los años que llevo como actor no me había topado con un personaje que haya desatado tanta interacción con el público; me recuerda al teatro isabelino, cuando el público arrojaba verduras a los actores… Aquí no llega ese grado, pero cuando respondo a los improperios con humor, la gente se ataca de la risa”, explicó el actor.

Por su parte, para Christian Ahumada no es diferente, pues al dar vida a un personaje tan complejo como López Obrador, ha experimentado muchos contrastes que van desde el amor hasta el odio.

Catarsis reflexiva

Los mexicanos tenemos un particular sentido del humor que nos lleva a reírnos de nuestras propias tragedias, así este espectáculo se ha consolidado como una comedia que conlleva a una catarsis reflexiva sobre la política mexicana -independientemente del candidato preferido-.

¿Pero qué tan complicado es hacer reír al público de un tema tan serio como la política? Yekaterina compartió que el espectáculo es tan reflexivo y catártico, que el público acaba riendo de lo que ha llorado…

“Yo siento que la gente se ríe mucho de la ambición que tiene todos los políticos de ser el presidente”, comentó la actriz, quien añadió que se ha divertido mucho con la capacidad de improvisación de sus compañeros de montaje.

Para quien da vida a Anaya, El Privilegio de mandar podría además tener un efecto que impacte al país: que la gente salga a votar en las próximas elecciones. “Realmente estamos viviendo un drama y la comedia siempre es un escape para la sociedad; no solo para reírnos y desestresarnos. Debemos tomar conciencia de nuestros candidatos y salir a votar, pues nos estamos jugando muchas cosas importantes para el futuro de mexicanos”, consideró Frese.

A decir de Claudio, lo más serio de la política son justamente las pasiones que existen alrededor; por ello la comedia se convierte en válvula de escape para lo que estamos viviendo.

“No tienes que tener tantos conocimientos políticos, es recurrente ver que el público se divierta, aunque no sepa nada de política, y bajita la mano, se enteren de cómo está el asunto. A todos los candidatos se les echan en cara sus tranzas, errores y tropiezos, y eso a la gente les causa risa”, indicó Herson Andrade.

“Somos actores de comedia no estamos involucrados en la política; la gente va a salir con una catarsis de poder haberles dicho a los actores todo lo que no les puede decir a los candidatos reales. Es inevitable ver la obra y no salir diciendo que tenemos que votar”, puntualizó Christian Ahumada.

De esta forma, esta comedia es una crítica mordaz a nuestras imperfecciones como sociedad, desde un punto de vista que no sólo entretiene y provoca risas, sino también hace reflexionar, al recordarnos que el trabajo está en nosotros como ciudadanos; porque al votar, NOSOTROS somos quienes realmente tenemos El privilegio de mandar.EL PRIVILEGIO DE MANDAR, adaptación de Claudio Herrera, Con Yakaterina Kiev, Claudio Herrera, Juan Frese, Herson Andrade, Christian Ahumada, Eduardo España, Pierre Angelo y Alfonso Villalpando. La silla presidencial está en juego y ellos sólo buscan el privilegio de mandar. Centro Cultural I, Cuauhtémoc 119, Roma. Viernes 25 de mayo y 1 de junio, 19:00 y 21:30 horas. Locs. $350 a $1000. (Centro).

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

5 × cinco =