¿Qué pasaría si México llegara a la final del Mundial? Esta es la premisa de Nosotros en la final, y después del partido del domingo entre México y Alemania, una idea que ya no resulta tan imposible…

La pasión es el eslabón que une al arte y al fútbol, pues ambas disciplinas llevan al límite a sus “amantes” para dejar el corazón en la cancha o sobre el escenario; bajo esta idea Marco Vieyra creó Nosotros en la final, un espectáculo que muestra las penas y alegrías por las que los seleccionados nacionales pasarían si jugaran contra Alemania la final en el Mundial.

Basado en un texto del dramaturgo alemán Mark Becker, Vieyra se dio a la tarea de aterrizar el contenido y ponerse en los zapatos de la afición mexicana; sin dejar de lado la visión de los jugadores que conforman el cuadro nacional.

Integrado por una interesante mezcla de disciplinas: danza, video mapping y el trabajo de un elenco liderado por Luis Fernando Peña, ‘el conjunto’ saldrá al escenario con el único objetivo de sacudir a los espectadores.

Con esto se busca mostrar lo que sucede en la cabeza de un jugador, lo que los medios de comunicación comentan y lo que la propia afición le exigiría al futbolista si lo tuviera enfrente.

“Se trata de lograr un intercambio interesante, que la gente se acerque al arte por el deporte”, explica el productor: Bernardo Cárdenas.El productor considera que gran parte de la afición no piensa en los jugadores como seres humanos, sino como ‘máquinas’ que deben dar buenos resultados.

Cárdenas subraya que en este montaje el público tendrá un papel muy importante pues de su ánimo dependerá gran parte de la función…

“Rompe la cuarta pared haciendo que el público de identifique con los jugadores que tanto admira, que sepan que son seres humanos con miedos y que están contratados por una empresa para cumplir con ciertas metas”.

Nosotros en la final se estrenó en 2010 para el Mundial de Sudáfrica en el Teatro Helénico; sin embargo, desde entonces, la obra ha evolucionado pues para esta producción se incluyeron nuevos elementos como una escenografía multimedia, que permitirá a los espectadores mayor interacción con los actores.

“La gente lo va a disfrutar porque hay fútbol, conflicto humano y tiene la oportunidad de involucrarse. El espectador se limita en el teatro, pero aquí puede participar”.

El montaje está divido en tres tiempos: el primero hace referencia a la mentalidad de cada jugador; qué sucede y qué pasa por su mente. La segunda perspectiva se encuentra en la visión de los comentaristas deportivos, extraños que no conocen a los deportistas, pero que ejercen una gran influencia en la afición. Y finalmente la tercera visión corresponde a los propios espectadores, quienes tendrán la oportunidad de hacer valer su voz.

“(La obra) provoca una catarsis en el espectador, porque el querer ganar es una cuestión de instinto; como de cacería. Los seres humanos coleccionamos trofeos”, añade Cárdenas, quien espera que el montaje logre la empatía del público por los jugadores.

NOSOTROS EN LA FINAL, de Mark Becker, Dir. Marco Vieyra. Con Said Sandoval, Markin López, Memo Dorantes, Héctor Molina y Luis Fernando Peña. ¿Qué pasaría si México disputara la final del Mundial de Fútbol contra Alemania?, esta fantasía podría hacerse realidad. Teatro Rafael Solana, Miguel Ángel de Quevedo 687, Coyoacán. Sábado, 18:00 y 20:30; Domingo, 18:00 horas. Locs $300-$400. Para toda la familia. Hasta el 5 de agosto. (Sur)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

veinte − 1 =