A unos de días del primer aniversario del terremoto que azotó a la Ciudad de México el 19 de septiembre del 2017, la puesta en escena Donde los mundos Colapsan donó lo recaudado en la función del 19 de septiembre de este año y recordó que, como sociedad y como individuos, tenemos un regalo llamado resiliencia para hacer frente y sobreponernos ante las situaciones difíciles; ya sean catástrofes naturales o casualidades de la vida.

Con la premisa de que el amor puede surgir de una casualidad en solo un momento, Adrián Vázquez entreteje las historias de Valeria (Silvia Navarro) –la ‘Mujer furia’ como es llamada por su abuela en el momento de su nacimiento- y de Richard (Osvaldo Benavides) hijo de un matrimonio disfuncional que, pese a crecer en un entorno familiar cargado de abandono, desarrolla una indestructible vocación de servicio.Aunque en lugares distintos, Valeria y Richard llegan al mundo el mismo día, al mismo tiempo; e ignorando que, a lo largo de su vida, sus mundos continuarán colapsando…

En entrevista, el protagonista Osvaldo Benavides nos compartió que desde antes de empezar la temporada, y de la función del día 19 en la que todo lo recaudado se donó a los Topos, el equipo ya se planteaba cómo ayudar.

“Silvia, yo y los que estamos involucrados, buscamos en nuestros proyectos la manera de dar algo a cambio y ser recíprocos. Y una de las opciones siempre fue esta: ofrecer una función en beneficio de Los Topos. Por lo que dice en la obra y lo que sucede en ella fue muy fácil pensar en ellos.“Es algo que teníamos en la cabeza desde hace tiempo; llegó la fecha a un año de lo ocurrido el 19 de septiembre, a un año del terremoto”, explicó el actor.

El año pasado, el día del temblor, el actor recordó haber estado en una filmación.

“Me tocó estar trabajando en una filmación; nadie salió lesionado. Se cayó por ahí una pared, pero tuvimos suerte, nadie se lastimó. De ahí me fui a recoger a mis hijos a la escuela -ya con la ciudad echa un caos- puse a mis hijos en un lugar seguro, con su madre y con mi mamá -que casualmente estaba en la ciudad porque vive fuera- y decidí salir a la calle, estábamos en la del Valle y me tocó ir a ayudar justo a minutos de que se había colapsado todo en Gabriel Mancera. No me acuerdo cómo se llama la calle, había dos edificios colapsados y ahí estuve un buen rato.

“Casualmente ahí me encontré a Berenice, la que es ahora nuestra productora; y mira, de una casualidad de habérmela encontrado, ahora estar trabajando con ella en esta obra me habla de cómo es la vida, ¿no? Estuvimos unas horas ayudando y al día siguiente, al haber regresado a casa, en la colonia Roma, me tocó ver todo el movimiento y tratar de salir a ayudar”.La experiencia que vivieron los capitalinos dejó al actor con una serie de sentimientos…

“Hay muchos sentimientos encontrados, y más que encontrados hay molestias; además del hecho de que se cumplían treinta y tantos del terremoto del 85, para mí eso fue muy extraño también, que a unas horas del simulacro de pronto tiemble otra vez, es muy extraño que suceda, gran casualidad. Entonces fue intenso, doloroso, luminoso, también al mismo tiempo ver tanta unión, la reacción de la gente. Creo que es algo que nos pasa a todos ahora que pensamos en estas fechas”.

Y como el destino, y la casualidad son un tema importante en el texto de Vázquez, el actor que trabajara con él en Un Hombre Ajeno ahondó sobre estos conceptos.“Nosotros los humanos le hemos llamado casualidad a unas cosas, causalidad a otras y destino a otras; no sabemos qué son, no sabemos cómo funcionan pero así las vemos nosotros, y las tres coexisten en el mismo universo, son las mismas fuerzas que son una y que jalan para lados distintos porque son relativas y codependientes. Entonces es algo que hemos definido de esa forma, quizá aún no entendemos bien cómo funcionan y quizás no deberíamos entenderlas; no nos corresponde, solo nos corresponde habitarlas y relacionarnos con ellas”.

Y luego de semanas de haber arrancado el montaje que se presenta en el Teatro López Tarso,  y que concluirá en el mes de octubre, el actor se queda con una gran satisfacción.

“Es nuestro proyecto, un proyecto que Adrián Vázquez decidió darnos; es nuestro ‘hijo’, nuestra inversión, nuestro tiempo. El texto lo escribió Adrián específicamente para nosotros; le dimos forma como creímos que habría que darle forma. Es la puesta que nosotros estamos haciendo para ofrecer al público un espectáculo de calidad, que si bien es comercial y es entretenido y es divertido y te hace reír, también te conmueve y te lo llevas a casa.“Esto vale la pena, esto tiene la calidad que creemos que tiene que tener el espectáculo. Y el hecho de que conecte a ese nivel, y que la gente salga tan conmovida y tocada de la función, ésa es la satisfacción: saber que las cosas que estamos haciendo como las queremos hacer conectan bien, y a fondo, con las personas”.DONDE LOS MUNDOS COLAPSAN, Autor y Dir. Adrián Vázquez. Con Silvia Navarro y Osvaldo Benavides. Valeria y Richard; dos mundos que estaban destinados a encontrarse. Una comedia onírica y conmovedora que nos lleva por la vida de sus protagonistas, donde la casualidad de los eventos va postergando su encuentro como una broma o una rebeldía del destino. Una historia de amor, de esperanza y optimismo; de casualidades, de eventos históricos, catástrofes naturales y familiares. Centro Cultural San Ángel, Teatro López Tarso. Av. Revolución 1733, San Ángel. Viernes, 19:00 y 21:00; Sábado, 18:00 y 20:00; Domingo, 18:00 horas. Loc. $200 a $500. Hasta el 28 de octubre. (Sur)

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

5 + 11 =