Con el hastío, aburrimiento, el vacío emocional…con su monótona existencia, un grupo de burócratas en su diaria rutina cantan como tratando de liberarse del encierro –como sucede con las aves que son enjauladas, cantan de dolor-. La oficina donde laboran para poder subsistir, es un sitio donde la competencia por el cubículo catorce (el único con ventana hacia la calle), es su mayor motivo. Sentir está prohibido.

Foto: José Jorge Carreón - Archivo del CUT
Foto: José Jorge Carreón – Archivo del CUT

El espectáculo musical narra la cotidianidad de hombres y mujeres que trabajan por trabajar, tienen que cumplir con un horario y realizar  las mismas labores un día tras otro; atrás quedaron sus  sueños de estudiantes. El mundo de los burócratas visto desde su aburrida existencia; atrapados en estas cuatro paredes, 13 empleados del gobierno sin expectativas a futuro, sueñan con habitar el cubículo catorce.

La obra está inspirada en algunas canciones del Cuarteto de Nos. Se trata de un musical-estudiantil, con la participación de 13 alumnos de la Licenciatura de Actuación del Centro Universitario de Teatro (CUT), generación 2017-2021. La dramaturgia y dirección son de Hugo Arrevillga, interesante el trabajo que realiza con los jóvenes. Arrevillaga nos tenía acostumbrados a trabajar textos donde escudriña los intestinos de sus personajes; acá los hace  cantar, bailar, tocar instrumentos y actuar, sin duda logra un buen resultado.

Foto: José Jorge Carreón - Archivo del CUT
Foto: José Jorge Carreón – Archivo del CUT

El elenco: Andalucía, Ariadne Alfonseca de la Cruz, Judith Cotarelo, Valeria G. Becerril, Amaury Garrido, Alejandro Garza, Uzziel Hernández, Aarón Mendoza, Natael Ríos, Irma Sánchez, Victoria Uribe, Diego Vega y Rebeca Villalobos. Es un grupo de actores en proceso de formación que con este montaje muestran lo aprendido en las aulas; hay talento, rigor, entrega y sobre todo lo hacen con mucha honestidad. Las voces están bien educadas y su fuerza interpretativa  se desborda del escenario. El colectivo manifiesta su versatilidad sobre las tablas.

Ya no sé qué hacer conmigo es un espectáculo “cotidiano”, y si trabajas en una oficina te habrás de reflejar en él. Comprenderás lo que sienten cuando les quitan el café y las galletas. “Un burócrata se toma 3 kilos de medicamentos para poder vivir…” y “Dos kilos de chocolate para poder trabajar…” Y tal vez nunca conocerás  al jefe de área, y también sabes lo que es tener “el ánimo de los jueves de un burócrata…” Preferiría no hacerlo…

Foto: José Jorge Carreón - Archivo del CUT
Foto: José Jorge Carreón – Archivo del CUT

Escenografía, Auda Caraza y Atenea Chávez; Iluminación, Ángel Ancona; multimedia, Abigail Cinco Aguirre; vestuario, Aurelio Palomino; coreografías, Marco Antonio Silva, Bruno Uribe y Andrea Montoya.

Para precio, horarios y mayor información, entra aquí

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

cuatro × 5 =