Continuando nuestro recorrido por tierras queretanas, iniciado la semana pasada, en esta edición presentamos la cultura, magia y tradición de un pintoresco pueblo, resguardado por un colosal monolito: Peña de Bernal.Ubicado en la Sierra Gorda de Querétaro y punto fundamental en la Ruta del Vino y el Queso, este encantador sitio es hogar del tercer monolito más grande del mundo, sólo por debajo del Peñón de Gibraltar en el Mar Mediterráneo y del Pan de Azúcar en Río de Janeiro, Brasil.

Para comprender su magia es necesario conocer la historia del coloso que lo resguarda, el cual fue formado por la actividad de un volcán, que al paso de los siglos se constituyó como un lugar sagrado para los lugareños.

Al monolito se le atribuyen múltiples leyendas, como la existencia de una cueva que alberga el tesoro de sabiduría más grande del Universo, custodiado por una enorme serpiente emplumada que sobrevuela alrededor de la piedra por las noches.

Por ello, múltiples personas aseguran haber observado indescriptibles luces que se acerca a la piedra por la noche, lo cual añade un toque de misticismo aún más profundo al monolito.

Recorrer este pueblo es una travesía que se quedará en tu corazón, puedes perderte en sus calles empedradas repletas de locales comerciales, donde artesanos presentan fascinantes piezas de joyería que reúnen los minerales extraídos en la región con lo mejor de la orfebrería mexicana.

Los cuarzos son la joya de la corona para estos artistas, pues su imaginación no tiene límite y aprovechan sus formas y aspecto para crear piezas únicas de artesanía, que luego podrás presumir en tu casa.

Además, los precios son muy accesibles y podrás apoyar a una familia que se sustenta del trabajo con su mente, corazón y sus manos.

Si eres de espíritu aventurero, escalar el monolito debe ser un imperdible en tu viaje y existen dos formas de lograrlo. La primera consiste en aventurarte por cuenta propia y apoyarte de los viajeros que encuentres en el camino para recorrer el trayecto que dura entre dos y cuatro horas, dependiendo de tu condición física.

La segunda forma es contratar un tour para la zona, que mediante el uso de vehículos 4×4, podrán acercarte a un punto, seguro y cercano a la cima, para obtener una buena vista de la localidad; además de darte un recorrido exprés por la zona para conocer un poco más sobre las leyendas.

Finalmente, ningún viaje quedaría completo sin una buena comida; y para ello, la recomendación es probar las migajas, antojito mexicano típico de la región, elaborado con maíz quebrado y relleno de carne o requesón.

El mejor lugar para probarlas es en alguno de los restaurantes del centro, donde podrás degustar el sabor tradicional a un buen precio.

Y por si esto no fuera poco, tendrás opción de finalizar tu recorrido visitando alguno de los talleres de deshilados de la zona o sentarte un rato bajo el fresco cobijo que ofrece el Templo de San Sebastián Bernal, mismo que por su belleza ha sido elegido para locación de películas y telenovelas.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí