San Sebastián Xolalpa se ubica a escasos metros del perímetro sureste de la zona arqueológica de Teotihuacán. Durante un poco más de 120 años, cada 20 de enero sus habitantes festejan a su santo patrono San Sebastián Mártir, capitán de la primera corte pretoriana del emperador Maximino, quien lo sentenció a morir por comulgar con la fe cristiana.

En un primer intento por flechamiento, en uno segundo y decisivo por azotes. Es invocado contra la peste y los enemigos de la religión; en esta población se le venera como patrono de los alfareros, actividad bastante lucrativa hasta hace 15 años y que actualmente se encuentra en riesgo de desaparecer.

La comunidad cuenta con tres imágenes de San Sebastián Mártir: la que protege la iglesia, otra en el panteón que vela el descanso de los difuntos y la imagen peregrina. Esta ultima visita a los enfermos y recién fallecidos de la comunidad; asimismo, asiste como invitada a las fiestas patronales de las comunidades vecinas.

La celebración inicia el día 9 de enero y durante 10 días se realiza un recorrido con banda de viento, mariachi, norteño, marimba y chirimía. Además, de la quema de cohetes que anuncian la llegada de las tres imágenes a los ejidos, calles y hogares de la comunidad y en especial a aquellos que han pedido un favor.

El día 19 de enero se recibe a las imágenes de las poblaciones aledañas y de otros estados de la República Mexicana. La recepción tiene lugar en el campo de juego, donde se alaga a los peregrinos con carnitas, pulque y tequila. En tanto, a las imágenes se les agradece con una gran quema de cohetes, que abarca casi 13 mil cohetones, 21 cañonazos de salva y un castillo de día.El día 20 de enero, viaja una comitiva al poblado vecino de Santa María Coatlán, para llevarle mañanitas al San Sebastián Mártir originario de Xolalpa y alojado en la iglesia de esa localidad para su protección durante la revuelta cristera. Con ello, inician las actividades festivas en San Sebastián Xolalpa, se desarrolla la danza principal de Moros y Cristianos sobre un entarimado, la de los Archileos, Chinelos y otras de origen prehispánico por las distintas calles del pueblo.

También destaca el recibimiento de familiares e invitados para agasajarlos con sopes, tlacoyos, mole, carnitas y el platillo barbacoa de borrego envuelta en pencas de maguey y cocida en horno de piso. Después de la degustación, se procede a disfrutar de los juegos mecánicos y a visitar la iglesia cuya fachada es decorada con una bella portada floral, mientras que al interior abundan los arreglos florales.En la noche se celebra una misa para agradecer al santo patrono y a los integrantes de la mayordomía por el buen desarrollo y termino de la festividad. Enseguida, inicia la quema de los castillos, espectáculo que le ha dado renombre a San Sebastián Xolalpa, tanto regional como internacionalmente.

Cabe señalar que, la festividad es auspiciada principalmente por los habitantes, quienes designan a los mayordomos responsables de recolectar el apoyo económico; además, de contratar y organizar los distintos eventos que tendrán lugar durante la celebración.

Dado el auge que ha tenido, en los últimos años empresas privadas y autoridades civiles se han involucrado en esta festividad recién declarada como patrimonio cultural de México.

Para llegar a San Sebastián Xolalpa, el recorrido se puede hacer por automóvil o autobús por la autopista México – Pachuca hasta la caseta de Ecatepec, y continuar por la México – Tuxpan, hasta la desviación que conduce a las pirámides de Teotihuacán.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

tres × 4 =