la ciudad que se reinventa

México está de luto. Decir que pasamos por una desgracia es poco. De verdad que no hay palabras de consuelo en estos momentos difíciles.

Ha pasado más de un mes desde que un terrible sismo golpeó con fuerza al sur y sureste mexicano y casi un mes desde que en una macabra coincidencia, el 19 de septiembre, a 32 años de la tragedia del sismo de 1985, se replicara otro que tuvo consecuencias devastadoras en estados del centro del país y en nuestra querida Ciudad de México.

Foto: De ProtoplasmaKid – Trabajo Propio, CC BY-SA 4.0

Creo que la incertidumbre, la confusión, el cansancio, la tristeza, todo; todo se agolpaba de pronto en nosotros, pero puedo decir que me encuentro también feliz y satisfecho por la manera en que, sobre todo, la sociedad civil se organizó, ayudó, puso manos a la obra en labores de ayuda, apoyo y rescate.

Hermosos rincones de la colonia Roma aún nos recuerdan los momentos en que se pretendía convertir a la Ciudad de México en una ciudad moderna, afrancesada, comparable con cualquier gran ciudad del mundo. La colonia Roma “el espacio de la imaginación” intentó volverse durante el porfiriato y los años inmediatos que le sucedieron en una réplica de algunas de las mejores zonas residenciales de Europa, con interiores que recordaban a las fortunas de los aristócratas de siglos anteriores. El eclecticismo en la arquitectura incorporaría también algunos elementos del sinuoso art nouveau en las construcciones de esta colonia.

Vivo en la colonia Roma, una de las zonas más golpeadas el 19 de septiembre y cerca de donde, por desgracia y lo digo con una terrible pena, varios edificios colapsaron o sufrieron afectaciones graves, donde gente perdió sus casas, donde hubo víctimas mortales. De nuevo, la Roma. De nuevo, la Condesa. Muchos años después del sismo del 85, estas dos colonias y sus zonas aledañas (la Juárez, el Centro Histórico, etc.) empezaron lentamente a levantarse de su letargo y a irse ganando el aprecio y simpatía de los capitalinos que las volvieron las zonas trendy, donde al final se había vuelto un pleito de tiburones encontrar un sitio donde vivir a un precio medianamente decente, ya que la especulación inmobiliaria desbordada había convertido a la zona en un sitio inalcanzable para vivir en ocasiones, pero democratizado por sus restaurantes, tiendas, parques y negocios tradicionales; a veces, dicha especulación se dio a costa de la triste destrucción del patrimonio edificado, y en algunas felices ocasiones, conviviendo con aquél de modo positivo.

 

Con la colonia Hipódromo, parte de la llamada “colonia Condesa” aún posee los mejores ejemplos residenciales de arquitectura art déco en México, un estilo que, si bien surgió en París en 1925, se popularizó sobre todo en Estados Unidos, y de donde la sociedad posrevolucionaria creó casas y edificios departamentales caracterizados por su “geometrización”, grandes marquesinas, accesos abocinados y decoración contenida.

Ambas, “la Roma” y “la Condesa”, tienen orígenes virreinales (la Roma, incluso, importantes antecedentes prehispánicos en lo que siempre fue “un pueblo aparte”, Romita). Como tal, la colonia de la Condesa (le seguirían la Hipódromo e Hipódromo Condesa) se fundó en 1902, próxima a Tacubaya, en lo que eran terrenos de la hacienda de los condes de Miravalle desde el siglo XVII (cuyo casco reformado corresponde a la hoy embajada rusa en la avenida José Vasconcelos). Lo mismo la colonia Roma, que en el impulso progresista y urbanizador del porfiriato se independizó en 1903 como colonia contigua a la de la Condesa, ya con ese nombre, derivado quizá del hecho de que los cipreses que flanqueaban la antigua calzada de la Piedad (hoy avenida Cuauhtémoc) recordaban a la Via Apia de Roma. Como fuere, ambas colonias, vecinas, amigas y rivales, han sido importantes protagonistas del devenir de la historia de la Ciudad de México. Su máximo desarrollo se dio en años anteriores a la Revolución Mexicana, y en años posteriores a la misma, cuando las construcciones ya no querían ser afrancesadas y se “geometrizaban” en formas déco o en labrados neobarrocos. El llamado corredor Roma-Condesa, de ser una zona exclusivamente residencial, pasó a ser comercial en el siglo XX y de las cenizas, en 1985, se levantó, como decía para ser la zona donde florecieron expresiones culturales, artísticas y culinarias importantes. ¿Quién no ha ido al Parque España en sábado y admirado el Foro Lindbergh en el Parque México? ¿Quién no conoce Casa Lamm o la Casa Universitaria del Libro en la Roma? ¿Quién no ha probado un helado de la Bella Italia o un tamal de La Flor de Lis? ¿Quién no (¡¡quién no!!) ha comprado las suculentas bolitas de nuez en la Dulcería de Celaya? ¿Quién no está de acuerdo conmigo que la elíptica y arbolada avenida Amsterdam es de las más bonitas de México? ¿Quién no se ha detenido a admirar la iglesia de la Sagrada Familia, con sus vidrieras multicolor o la forma audaz del Edificio Basurto?

Y es que ya no podemos entender a la ciudad sin nuestras queridas Roma y Condesa. Estas colonias seguirán siendo protagonistas en la historia de la ciudad que se reescribe, que se reinventa, que renace de las cenizas como ave fénix, que ve cosas alegres y desgarradoras a la vez, constantemente.

Foto: Juan Rodrigo Becerra

Que estas líneas sirvan de pretexto para volver a caminar esta zona de todos entrañable, revalorarla, repensarla y revigorizarla. También para asumir un compromiso con nuestra historia, nuestro patrimonio, nuestra identidad, ¿y por qué no? Para mejorar sus áreas de oportunidad, respetar las leyes y vigilar que se cumplan, sobre todo en lo referente a construcciones, y así evitar más tragedias en la medida de lo posible, ya que esta seguirá siendo una zona sísmica activa por el resto de los tiempos.

Foto: De RIOS269611 – Trabajo Propio, CC BY-SA 4.0,

Escucho y veo ya cómo esto, poco a poco, se regenera como un tejido. La resiliencia de la ciudad, un organismo vivo, es impresionante. Tenemos que seguirle inyectando vida y no claudicar. ¡Ánimo, México! ¡Gracias por haber vuelto a mostrar lo grande que eres!

Ciudad y Patrimonio anunciará oportunamente la reanudación de sus recorridos por la Roma y la Condesa. Web; Correo

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí

trece − once =